El Superior Tribunal confirmó la condena a 20 años contra los transportistas

De esta manera queda sellada cualquier chance de que recuperen la libertad. Los magistrados avalaron en todos sus términos la sentencia dictada en 2011 por el Tribunal Penal Dos de Posadas.

Hace unos días, había levantado polémica el pedido de excarcelación de los transportistas escolares Lucía del Carmen Olmo (57) y Fabio Durán (31), condenados a 20 años de prisión. Y más aún, porque el fiscal del Tribunal Penal 2, Rolando Oliva, avaló la solicitud. Sin embargo, el escándalo queda ahora abstracto, porque se supo en las últimas horas que el Superior Tribunal de Justicia confirmó el fallo condenatorio. De esta manera se selló cualquier posibilidad de libertad para madre e hijo sentenciados en noviembre de 2011.
Fuentes del máximo órgano judicial de Misiones indicaron que las partes ya fueron notificadas. Los magistrados Ramona Velásquez, Sergio César Santiago, Froilán Zarza, María Laura Niveyro, Roberto Rubén Uset, Jorge Antonio Rojas, Cristina Leiva y Manuel Augusto Márquez Palacios analizaron los fundamentos del fallo dictado por los camaristas Juan Enrique Calvo, Alfredo Escribano y Roque Martín González y los avalaron en todo sus términos.
Ahora, a la defensa de Lucy y Fabio le queda el único y largo camino de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El caso de los transportistas fue uno de los más complejos que tuvo que dilucidar la Justicia provincial en los últimos años, sobre todo por las posiciones encontradas en torno de los acusados. Había un grupo importante que lo defendía y otro, más numeroso aún, que pedía su condena y encierro en prisión.
Durante la jornada final del juicio, el 15 de noviembre de 2011, la fiscal Liliana Mabel Picazo sostuvo en su alegato: “Hubo pruebas concretas de los abusos sexuales, como ser las lesiones en los genitales de la nena, de cuatro años, y en el ano del menor, de cinco. Los vejámenes fueron perpetrados desde junio a septiembre de 2007. No me cabe la menor duda de que algunos docentes y directivos del establecimiento escolar a la que asistían los chicos fueron los que iniciaron la teoría del complot contra los imputados, llegando a formar una ONG para juntar firmas y decir que eran inocentes. Hasta vinieron representantes de Derechos Humanos de la Nación, que fueron convocados porque supuestamente los transportistas eran víctimas de un complot, sin embargo se fueron a los pocos días, porque advirtieron las graves irregularidades en la coartada de quienes se decían inocentes”. La denuncia contra madre e hijo fue radicada en septiembre de 2007, el viernes 14 de ese mes fue la última vez que abusaron de ellos en la casa que los transportistas tenían cerca de Villa Cabello.
Durante la instrucción de la causa y en el debate oral quedó comprobado que Fabio y Lucy llevaban a su casa a los pequeños y allí los ultrajaban. En este sentido, el testimonio de los pequeños en la Cámara Gesell fue contundente y demoledor contra la estrategia defensiva de los acusados, que sostenía que la respuesta de los chicos habían “sido direccionadas”.
Picazo fue un poco más allá en sus conclusiones. Dijo que de lo que se había escuchado en la sala de audiencias del TP2 cabía investigar si la dupla de pedófilos había cometido ultrajes contra otros menores.
El STJ actuó en su carácter de cámara de casación, función encomendada por la Constitución provincial, para que los fallos penales tengan la necesaria revisión.



Quizás tambien le interese...