El adolescente acribillado murió en una pelea entre familias rivales

Para los investigadores, Marcelo Ferreira (16) no era el destinatario de los balazos, pero tuvo la mala fortuna de estar en el escenario del ataque. El principal sospechoso ya está detenido. Tiene 20 años. El hecho sucedió la madrugada de este sábado en el barrio San Martín de Apóstoles.

Para los investigadores policiales está claro: el adolescente de 16 años estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado. Y eso le costó la vida. Recibió tres balazos y dejó de existir en el acto. El crimen sucedió en los primeros minutos de este sábado en Apóstoles.
Marcelo Francisco Ferreira vivía en el barrio San Martín. Uno de los proyectiles entró en el costado izquierdo del tórax, a la altura del sexto espacio intercostal y dañó directamente al corazón. Por eso le produjo el deceso de manera instantánea. Los otros dos disparos le hirieron en el antebrazo izquierdo.
La historia de este nuevo hecho de sangre se conoció minutos después de las 0 de este sábado, cuando pobladores del vecindario avisaron a la Policía que había una persona tirada en plena vía pública y que presentaba sangre en la boca y los oídos. Los uniformados fueron de inmediato y constataron que era un joven y que ya había fallecido.
El cadáver se encontraba sobre la calle Tántera casi Ibarburu. Lo primero que se hizo entonces fue buscar a testigos. De a poco se fue armando el rompecabezas. Al parecer, el homicidio fue la derivación del enfrentamiento entre dos grupos familiares rivales del barrio.
Entre las 0 y las 0.15, integrantes de las familias enfrentadas habrían tenido un nuevo cruce. Un miembro de uno de los bandos, de acuerdo con la versión que manejan los detectives policiales, sacó un arma calibre 22 y abrió fuego.
Ferreira, hasta donde se sabe, no pertenecía a ninguno de los bandos en pugna, pero recibió en su cuerpo los tres disparos. Los policías creen que se encontraba circunstancialmente en la zona, pero que no era el destinatario de los balazos.
Apenas notó lo que había hecho, el pistolero huyó. También habrían hecho lo mismo otros testigos del episodio, al caer en la cuenta de que el adolescente había caído al suelo sin vida. Horas después, los investigadores de la comisaría Primera de Apóstoles y de la Unidad Regional VII ya tenían identificado a quien habría efectuado los tiros. Es un muchacho de 20 años, al que la Policía detuvo pasadas las 15, en un museo.
“De lo que estamos seguros es que la víctima no era el objetivo de los disparos. Investigamos aún su presencia en el lugar, pero todo indica que no tenía que ver con estas familias cuya enemistad es de vieja data”, confió una fuente de la fuerza de seguridad.
El cuerpo fue examinado en un principio por el médico policial de turno y será sometido a una autopsia en la morgue judicial de Posadas. Recién después será entregado a sus familiares para su velatorio y posterior inhumación.
El sumario judicial abierto por la Policía está caratulado de manera preventiva como “homicidio”. Se dio intervención al juzgado de Instrucción Siete.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE