Un promedio de 20 niños fueron contenidos en el Hogar de Día el primer fin de semana largo que abrió sus puertas

El último fin de semana largo el Hogar de Día puso en marcha nuevas actividades de contención para aquellos niños que no poseen el sostén familiar adecuado y la primera experiencia “resultó positiva y se trabajó con la cantidad de menores estimados”, de acuerdo a la evaluación realizada por la magister Alicia “Tequi” Duarte, a cargo de la Subsecretaria de Atención integral Comunitaria de la Niñez, Adolescencia y Familia, dependiente del Ministerio de Salud Pública de la Provincia.

El Hogar de Día comenzó a funcionar en el año 2009 y hasta el momento permanecía abierto de lunes a viernes, en ambos turnos, incorporando a partir del último viernes 2 de mayo la atención durante los fines de semana y los feriados, a través del equipo de profesionales de la institución.

La subsecretaria Duarte se mostró satisfecha por el compromiso exhibido por todo el personal del Hogar ante este nuevo desafío de sumar más actividades y recordó que “el fin de semana es cuando los chicos deberían estar más tiempo con sus familias, porque lo que buscamos es la revinculación, pero existen aquellos que no tienen una familia o directamente no tienen casa. Entonces allí es una buena oportunidad para ahondar en el trabajo, focalizar las actividades y fortalecer tareas comunitarias de los participantes”.

De acuerdo a los registros estadísticos, el viernes 2 de mayo fueron 19 los asistentes al Hogar de Día, el sábado 20 y el domingo 22, en su gran mayoría varones, ubicados en la franja etaria de adolescentes y pre-adolescentes.

El director del Hogar, Samuel López, explicó que “la mayoría de los que vinieron son quienes ya estaban determinados por nuestro equipo de trabajo, más algunos que se sumaron a partir de la recorrida que realizamos por lugares claves de la ciudad en tres turnos, a primera hora de mañana, a media mañana y al mediodía, durante los tres días (viernes, sábado y domingo). Se dio lo que se esperaba, una concurrencia que no superó los 25 asistentes. Se estudia cada caso en particular, no viene cualquiera, sino aquellos que la situación lo amerita, los que realmente no tienen un vínculo familiar o necesitan del apoyo de nuestros profesionales. En este caso la mayoría de quienes asisten están en situación de calle”.

En la oportunidad también se dieron dos casos de asistencia espontánea, de madres que se acercaron hasta el Hogar de Día solicitando que sus hijos sean admitidos bajo esta nueva alternativa, que contempla, además de la comida, talleres de música, pintura, manualidades, clases de taekwondo y fútbol.

 

Detección en Villa Bonita

Por otro lado, López resaltó que el equipo del Hogar de Día intervino durante el último fin de semana largo en el caso de un niño de 12 años, con retraso madurativo que deambulaba por las calles del barrio Villa Bonita, en aparente estado de abandono y en precarias condiciones de higiene.

“Tomamos conocimiento del caso a través del Hospital de Pediatría y de la Comisaría de la Mujer, de Fátima. Nos acercamos para conocer más en profundidad la situación familiar del niño, cuya casa está ubicada en el barrio de Villa Bonita, en proximidades de la ex Garita, a través del contacto de un familiar suyo”, señaló López.

Más adelante detalló que “la madre del chico también posee retraso madurativo y tiene además otros siete hijos. El padre de los chicos se encontraría privado de la libertad y la actual pareja de la mujer sufrió un ACV (Accidente Cerebro Vascular) y está internado. Debido a ello la mujer fue a cuidar a esa persona y el chico, sin control, salió de la casa sin  rumbo y al parecer se perdió”, relató López.

Además, se hizo un relevamiento de toda la familia, “donde hay otros chicos que también necesitaban asistencia y contención. Son cuatro varones y cuatro mujeres, entre los cuales hay mayores de edad. Realizamos la intervención correspondiente y el ingreso del caso al sistema. Este niño y un hermano (9 años) más fueron traídos al Hogar de Día donde se higienizaron, recibieron ropa, comida y participaron de las actividades previstas”.

La asistencia a los niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad incluye el traslado diario desde el domicilio hasta el Hogar de Día y viceversa, porque el objetivo es fortalecer la relación familiar. Pero en esta primera instancia se busca brindar la contención hasta tanto la madre se encuentre en condiciones de ocuparse de los chicos nuevamente.

López destacó que la primera experiencia de la apertura del Hogar de Día durante los fines de semana, que se mantendrá vigente a partir de ahora, “nos demuestra que fue una apuesta acertada, porque no paramos y el equipo de profesionales sigue desarrollando sus tareas que nos permiten ir detectando nuevos casos de niños, niñas y adolescentes en situación o riesgo de vulnerabilidad y que podemos empezar a asistirlos”.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE