“Quiero que me den la casa y los planes”, dijo el padre de los siete hermanos en situación de abandono

El padre de los siete hermanos hallados en situación de abandono, Marcio González aseguró que no recibe ningún plan del Estado y reconoció que no llevó a sus hijos al hospital porque “casi no está en su casa por el trabajo y las changas”. Pidió que el Estado le de un terreno y material para hacerse su casa y prometió: “Si con eso la salud de los chicos no mejora en un año, que me metan preso diez años, lo que quieran”.

 

 


Marcio González, padre de los siete hermanos hallados en situación de abandono LT4

El hombre señaló que no sabe por qué no está detenido y reconoció que faltó como padre en cuanto al estado de abandono de sus hijos. “Pero hay que poner en una balanza porque dar de comer a diez personas sin un sueldo, siendo que a muchos les ayudan… yo fui llorando a un aserradero a que me den trabajo y desde noviembre estoy de sereno ahí, mi sueldo es de 1000 pesos por mes, que no es mucha plata para diez personas, mi esposa, siete hijos y un nieto”, reveló y agregó: “Yo soy el único que trabaja, por eso salí a hablar en los medios porque muchos dijeron que la municipalidad me ayudaba, y yo quiero que muestren la firma de lo que ellos me dieron. La Asignación Universal no me dan. Yo no estoy cobrando absolutamente ningún plan”.

 

Respecto a las cosas de valor que tendría para sí mismo dijo que lo único que intenta comprar son herramientas para trabajar. “Estoy comprando herramientas, una amoladora pero igual no tengo luz y me piden 9 mil pesos para bajarla… Tengo una moto 110 que compré por 1300 pesos y se cae a pedazos, y tenía un celular que cambié por una motosierra”, señaló.

 

Aseguró asimismo que es mentira que le hayan ofrecido trabajo en la municipalidad aunque reconoció que no llevó a sus hijos a Salud Pública para que fueran asistidos. “No lo hice porque acá toda la vida me odiaron, este pueblo toda la vida me odió, nunca me atendieron bien, en todos los lugares a donde voy me tengo que aguantar insultos, griterío”, dijo y añadió: “no llevé a mis hijos al hospital, le digo la verdad, no lo hice porque vivo trabajando y nunca paro en la casa. Tengo este trabajo de sereno y dos más de albañilería que tengo ahora. Yo no tengo casi tiempo, a veces mi esposa también va a ayudarme. A veces ella está en la casa y cuando tengo un trabajo muy grande ella me ayuda porque no puedo pagar a un ayudante”.

 

Explicó que su esposa no tiene problemas psicológicos sino que está enferma por la necesidad que pasó. “El problema que tiene es que tuvo muchos chicos, de eso somos culpables, de traer tantos hijos al mundo. Ella pasó frío, hambre, necesidad durante los embarazos y ahora tiene problemas de salud”, manifestó.

 

Por otra parte, el hombre pidió que se le da una oportunidad con un terreno y materiales para construir su casa. “Yo la puedo construir, que me den un terreno y los materiales. Yo después me reviento y bajo la luz y después pongo mi herrería que es mi sueño, y puedo estar en mi casa con mis hijos”, dijo.

 

En ese sentido prometió: “Si la salud de los chicos en un año no cambia con eso, que me metan preso diez años, lo que quieran… yo mismo me comprometo de cuidarlos y llevarlos al centro de salud pero que me den la casa y que me den la ayuda social, que no mientan, yo no estoy cobrando nada. Pueden pedir, investigar en Anses. Yo no tengo nada que esconder”.

 

Por último manifestó que le gustaría que sus hijos sean evaluados por un psiquiatra para que defina si realmente fueron maltratados.

 

 

(LT4 – Red Ciudadana)

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE