Productores de granos conformes con sus ingresos

Los colonos ganan entre 5 y 6 mil pesos por hectárea por cosecha bianual, sin contar costos de mano de obra.

Rodrigo Knop es uno de los productores integrados de la Cofra más destacados en el cultivo de maíz. En su chacra de Colonia Aurora tiene 40 hectáreas sembradas con ese grano. Según relata, en su familia siempre practicaron ese cultivo, pero lo hacían con semillas y fertilizantes  traídos de Brasil, el año pasado aceptó la propuesta de la cooperativa de utilizar paquetes tecnológicos argentinos suministrados por la propia entidad de Alem.

Los resultados fueron buenos y este año repitió la experiencia, pero con mayor número de hectáreas. Afirma que obtuvo una rentabilidad de entre 5 y 6 mil pesos por hectárea, aunque  sin contar costos de manos de obra, ya que el trabajo lo hacen los miembros de la familia.  “Deja linda plata”, resumió.

El productor aseguró que desde que la cooperativa se propuso promocionar el cultivo de maíz es mucho conveniente llevar adelante esa actividad. “Nos entregan la semilla y fertilizantes financiados a pagar al momento de la cosecha y nos dan acompañamiento técnico gratuito”, indicó.

Destacó que la entidad garantiza la compra de toda la producción, pero no los convierte en productores cautivos. “Antes por ahí teníamos una buena cosecha y después no teníamos dónde ubicar nuestro maíz. Ahora sabemos que podemos usar nuestra producción para alimentar los cerdos y las gallinas, hacer ensilado para el ganado y la cooperativa siempre va a recibir todo el excedente”, dijo Knop.

El uno de sus lotes, el productor sembró 12 hectáreas el 19 de agosto, hoy ese terreno está cubierto por plantas de tres metros de alto con espigas de hasta 800 granos. Proyecta levantar la cosecha el 15 de enero, lo que le dejará tiempo para hacer una siembra de soja o maíz a cosechar  en el período mayo-junio.

Otro de los productores  modelo que tiene la Cofra en el Alto Uruguay es Valdir Muller. Cultiva su chacra y además alquila parcelas a sus vecinos. Su principal producción es la soja, producto con el que cubre unas 120 hectáreas, pero también tiene 40 hectáreas de maíz  y otras tantas de tabaco burley.

Como todos los colonos de la zona, sembraba solamente maíz traído de Brasil. “Seguimos trayendo una parte ‘del otro lado’ pero ahora también usamos las semillas que nos suministra la Cofra. Vemos que los dos son productos muy buenos con rendimientos parecidos”, señaló.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas