Iguazú: “En derechos laborales Argentina está en lugar de privilegio”, dijo el juez nacional Grisolia

 Julio Grisolia, reconocido doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales, juez nacional del Trabajo, creador y coordinador de la Maestría en Derecho del Trabajo brindó en Iguazú  una charla sobre derecho laboral. En tal sentido afirmó que la “Argentina tiene una legislación protectoria del trabajo de avanzada respecto de Latinoamérica”.


Audio juez nacional Julio Grisolia.

 

La conferencia tuvo lugar en el salón Andrés Guacurarí del Hotel Amerian, en la que participaron abogados, contadores  y gerentes empresariales. El letrado expuso sobre la actualización en materia legislativa y fallos judiciales en torno al derecho laboral en Argentina.

En la oportunidad, el juez nacional también invitó a los asistentes a participar del 5° Congreso de Derecho Laboral y relaciones del Trabajo, que tendrá lugar los días 12, 13 y 14 de septiembre de 2013, en el Centro de Eventos y Convenciones del Amerian Portal del Iguazú.

En el mismo participaran jueces y abogados s de todo el país algunos invitados extranjeros, entre los temas a abordar figuran discriminación, tele trabajo, el derecho internacional del trabajo, desempleo, trabajo no registrado y las últimas novedades legislativas y los fallos de los jueces relacionados a la temática laboral.

Luego de terminada la charla expresó en dialogo con la prensa que Argentina siempre fue un país con leyes protectoras del trabajo, se refirió a la necesidad de seguir bajando los índices de trabajo no  registrado y de discutir los tiempos y la eficacia de  la justicia, que junto al Estado deben tener un rol de garante social.

 

“Argentina es un país que ha tenido un derecho laboral protectorio siempre, hasta la flexibilización de la  que se salió en el 2004, a partir de ahí se ve una política laboral coherente y de una mayor protección hacia los trabajadores, si bien nuestras normas no son flexibilizadoras la realidad varia en algunas regiones donde hay más cantidad de trabajo no registrado” explicó el juez agregando que “Argentina tiene una legislación protectoria del trabajo de avanzada respecto de Latinoamérica”

En relación a los índices del 35% de trabajo  no registrado, el magistrado sostuvo que si bien en el año 2002 esa cifra ascendía a la mitad de la población la asignatura pendiente es tratar de bajar lo más posible ese porcentaje que hoy representa a 4 millones de personas  “El trabajo no registrado es un mal para el trabajador  por los beneficios que pierde y también es malo para el Estado por que hay una evasión fiscal y previsional millonaria y todo el sistema de la seguridad social se basa en los aportes y contribuciones del  trabajador registrado “ dijo y aseguró que las empresas con trabajadores no registrados producen a un costo menor y terminan quebrando por que el consumidor elige otros productos. “ A nadie le sirve tener trabajadores no registrados, existen normas sancionadoras, quizás falta más fiscalización” afirmó.

 

El juez en derecho laboral estimó que el trabajador debe conocer más y saber ejercer sus derechos, mientras que la justicia debe ser más rápida y efectiva “Hoy un juicio laboral tarda  cuatro años cundo la indemnización debería llegar  en seis meses por lo que la gente termina conciliando por montos más bajos, entonces si en la región hay una justicia más dinámica esa empresa pensaría dos veces en incumplir con las normas laborales “ dijo enfatizando el  concepto que los estados y la justicia deben funcionar como garantes sociales priorizando al trabajador antes que al mercado,  subrayando que  tal concepto salió atreves de un fallo de la corte en el año 2004 donde se establecían pautas para propiciar el empleo descentre  .

En referencia a los trabajadores del Estado no blanqueados estimó que no se los puede considerar precarizados o no registrados ya que existe algún tipo de contrato y que perciben beneficios sociales, en ese sentido sostuvo que luego de la crisis del 2001 única manera para que o formen parte del 35% no registrado y que de esta manera se logra un equilibrio entre la seguridad social y el derecho laboral, aunque agregó que también hace falta decisiones políticas.

 

“La normativa existe, acá hay una cuestión de decisión política, a veces es difícil por que si se intentara registrar todo tal vez muchos de esos trabajadores terminarían en el desempleo y a veces es como un punto de equilibrio, no es lo querido pero es lo que se puede, en la época del 90 se pensó que era mejor un trabajador precarizado que un desempleado, hoy no está precarizado desde el punto de vista de salud  ya que cuenta con un contrato y obra social y se está avanzando para que esto siga disminuyendo” finalizó.

 

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE