comScore

Nuevo reclamo de justicia a tres años de la tragedia que enlutó a Misiones

Ayer se cumplieron tres años de la tragedia del Paraná en la que perdieron la vida ocho deportistas que pretendían cruzarlo desde Encarnación. Los familiares hicieron una manifestación con críticas a la demora judicial. 

Pasaron tres años y el dolor se revive día a día. Ayer se cumplió un nuevo aniversario de la tragedia del río Paraná, en la que perdieron la vida ocho deportistas y sus familiares hicieron una marcha para pedir que la causa se eleve a juicio y se defina la situación de los dos únicos procesados por homicidio culposo: Hugo “Tyson” Alfonso, organizador de la competencia y Jorge Antonio Lezcano, jefe de operaciones del puerto Posadas de la Prefectura Naval Argentina.

 

Los deportistas que perdieron la vida fueron Luis Saide (56), Víctor Sessa (36), Fernando Solé Masés (12), Sebastián Ruzecki (19), Nicolás Levequi (14), Eugenio Seró (59), Mauro Bacigalupi (28) y Manuel Leiva (57). Todos fueron tragados por las aguas minutos después de la largada de la competencia del cruce del Paraná, que se había iniciado en las costas encarnacenas. 

 

“Me siento impotente con esto que está pasando. Ellos (los acusados) pueden hacer su vida normal y nosotros no, jamás se acercaron a solidarizarse con nosotros. Lo único que espero, es el juicio para poder venir en paz a traer las ofrendas. Nosotros no vamos a parar, me da repugnancia pensar que los dos acusados hacen su vida normal”, afirmó  Liliana Seró, hermana de León. 

 

Asimismo, José Bacigalupi, papá de Mauro, indicó que “lo último que vamos a perder es la esperanza de que se haga el juicio. Queremos que se haga lo antes posible. Fue vergonzoso lo que ocurrió. Sinceramente creo que a tres años de lo que pasó, la gente todavía no tomó conciencia de cómo está el río”.  

 

Teresa Almada, esposa de Manuel Leiva, otro fallecido en la tragedia, pidió que “pronto salga el juicio y pedimos (al juez federal Ramón Claudio) Chávez que cuando termine la feria nos dé la oportunidad de que nos expliquen los responsables, lo que pasó, que los deberían haber cuidado, para que estemos en paz y saber qué pasó realmente”.

 

“Sabemos que chocaron contra una barcaza, no nos consuela, porque era un padre de familia y abuelo que se fue. Todas las familias están muy doloridas, seguimos unidos en el sentimiento. La ausencia de Manuel fue difícil, contenerlo al varón sobre todo; aparte era el sostén de la familia, pagaba hasta el estudio de sus nietos. Llegan las fiestas y no está el que hacía el asado, por más que queremos levantarnos, es complicado” relató Teresa.

 

 

“Falta unión”

 

“Nunca habrá justicia porque no somos unidos”, se lamentó Ricardo Levequi, papá de Nicolás otra de las víctimas, quien se diferenció del resto de los familiares y de hecho no asistió al encuentro para recordarlos por los tres años.

 

Las razones, las dio él mismo: “Todos los familiares de las víctimas recibieron plata, yo fui el único que no recibió nada. No habrá justicia porque no somos unidos. Los otros familiares no reclamaron como yo reclamé. Yo me separé de ellos porque no tiene sentido luchar contra la corriente. Todos se están acomodando y yo estoy luchando”, acusó.

 

El acontecimiento que enlutó la historia del deporte misionero ocurrió en la mañana del 16 de enero de 2010. Mientras participaban de una nueva edición del Cruce del Paraná un grupo de nadadores y sus acompañantes fueron arrastrados por la corriente del río debajo de cuatro barcazas que se hallaban ancladas en aguas jurisdiccionales paraguayas.

 

Ocho vidas se perdieron allí y  desde entonces sus familiares y amigos claman justicia.

 

-

Canal W