Qué hacer con la mascota cuando la familia se va de vacaciones

Un conocido que los cuide o una guardería, en ese orden, son opciones adecuadas para una mascota cuando la familia vacaciona, pero cuando hay condiciones y disposición para atenderla, también es posible llevarla de viaje.

“Para el perro o el gato -ambos sufren el mismo estrés-, que su dueño no esté implica que éste desapareció, ya que no entiende que regresará. El desapego que se produce va a tener impacto en su estado anímico y en su salud”, explicó el veterinario Juan Enrique Romero, ex director del zoológico porteño.

 

Para el caso de que se quede solo en la casa, Romero, especializado en animales pequeños, aconsejó que alguien vaya diariamente a darle agua, comida y afecto.

 

“Para el bienestar del perro o del gato es importante que esa persona tenga un vínculo estrecho con la casa y con la mascota”, advirtió.

 

El experto afirmó que si no hay otra opción que mandar la mascota a una guardería, lo recomendable es elegirla con tiempo, pidiendo referencias al veterinario.

 

“Lo ideal es hacer una adaptación previa: llevar al animal un par de veces antes al espacio para que lo conozca y lo asocie a un lugar de alegría y no de abandono”, aconsejó.

 

Para el profesional, “es imprescindible que el dueño conozca al lugar físico, que debe ser amplio en el caso de los perros y seguro para los gatos, que suelen escaparse, y es recomendable conocer al personal y consultar si tiene dónde recurrir en caso de una emergencia”.

 

“Quizá parezcan demasiadas precauciones, pero los animales son parte de la familia, y si uno se hace cargo de una mascota le tiene que brindar los cuidados necesarios y asegurarse de que esté bien cuando uno no está presente”, dijo Romero.

 

Los gatos:

 El experto dijo que deben viajar en su jaula de transporte. Ambas especies requieren parar cada dos horas para “hacer sus necesidades, tomar agua y caminar un poco”, dijo.

 

Romero sugirió “llevarles su comedero, bebedero y, para los gatos, la bandeja sanitaria. Es conveniente que se lleve el alimento balanceado acostumbrado, así como el agua de la canilla que habitualmente consumen, para evitarles diarreas”, detalló.

 

En la playa, es importante no exponer la mascota al sol en horas pico y, en caso de que se metan al mar, evitar que ingieran mucha agua y enjuagarlos luego para que la sal no impregne el pelaje.

 

En todos los casos conviene colocarles una chapita con un número de teléfono, viajar con la libreta sanitaria y las vacunas al día, y llevar el número del veterinario para urgencias. (Fuente: Telam)

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE