El fenómeno Agapornis copó una noche a puro covers

La XIII edición de Música x Todos colmó la zona del viejo puerto y una multitud disfrutó de un show plagados de los hits más populares del imaginario local. 

 

Ser una banda de covers no es una tarea sencilla, y captar las emociones y gustos de un público multitudinario en un tiempo fugaz es una tarea reservada a unos pocos. Primero fue el turno de Katana. El único crédito local y que, con la solvencia de una formación rockera de primera línea y el olfato de detectar por dónde va la cosa para tocar esas canciones que nos hacen sentir bien y festivos, hizo bailar a un ejército de niñas, jovencitas y no tanto, que colmaron de manera abrumadora –por cantidad y gritos– una zona de Posadas que se estaba olvidando de lo que era un show grande… y vaya que lo fue.

 

El bueno, el rockero y el público

Gustavo Corvalán y Mateo Iturbide, los finalistas de “La Voz Argentina”, dieron la clara muestra de cómo el público juvenil sigue tendencias y no estilos. Mientras que Corvalán, ganador del TVsférico concurso caza talentos, se brindó con un set melódico que navegó entre la cumbia y el aura de Diego Torres –pantalón de jean celeste apretado que resaltaba su apretado y festejado modo de bailar incluído–, Mateo cautivó a exactamente el mismo público con arriesgadas versiones –casi rockeras– (el rock de verdad implica músicos en vivo) de Pappo y hasta una temeraria versión de “Is This Love”, la famosa y poderosa balada de White Snake. Cumbia, gritos, Telefe y multitud, una ecuación que puso feliz a publico masivo en otro show multitudinario de este evento solidario, apadrinado por el IPLyC e iluminado por un enorme árbol de navidad cortesía de la compañía de electricidad semi estatal.

 

La moda tiene nombre de loro

Agapornis es uno de esos fenómenos difíciles de explicar. Si uno se guía por los estrictos parámetros artísticos-musicales, diría “no son muy buenos, pero son muchos y parecen divertirse sobre el escenario” pero su magia –y repentina popularidad– se basa en realidad en la tremendamente bien acertada catarata de hits (reversionados al ritmo del “cutá cutá”) que logran meter en un set que avasalla tanto por la popularidad de las canciones originales, como por su toque cumbiero que tan bien cae en el público local.

 

Las increíbles casi cinco millones de reproducciones en Youtube evidencian la tendencia musical popular, y contra esos números no hay mucho para argumentar. Agapornis, una banda con nombre de lorito bueno y fiel (esta variedad es famosa por sus fuertes vínculos de pareja), marca el rumbo de la música popular nacional, y la Décimo Tercera edición del Música X Todos le regaló al público posadeño una fuerte dosis de lo que escuchan los oídos de moda del país.

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE