Secuestradores virtuales siguen llamando, frustraron dos nuevos casos

A Jorge K. (57) un hombre, vía telefónica, le dijo que tenía a su sobrino secuestrado y amenazó que iba a matar al joven. Minutos después, el denunciante se percató de que el muchacho nunca fue raptado y que estaba bien. En tanto que a Lorna M., una jubilada de 70 años, le comunicaron falsamente que su hijo se había accidentado, la mujer también zafó de la maniobra. Ambos casos ocurrieron en Posadas.

 

Nuevos casos de falsos secuestros virtuales. Tras un llamado telefónico le dijeron que tenían secuestrado a su sobrino y querían dinero. Jorge K. de 57 años, denunció hoy que alrededor de las 18:50 hs de este viernes, recibió un llamado telefónico en el teléfono fijo de su casa, donde le preguntaron si era su sobrino Nelson Romero, que lo tenían secuestrado y le solicitaban la suma de $50.000 en efectivo, en un término de dos horas de lo contrario iban a matarlo. Inmediatamente el hombre se comunicó con su sobrino, y constató que el mismo se encontraba en perfecto estado de salud y que no fue víctima de ningún secuestro.

Otro caso

 También en la seccional tercera recepcionaron la denuncia a una jubilada de 70 años, quien también fue víctima de una supuesta estafa telefónica. Lorna M., se encontraba en su domicilio de la avenida López Torres, cuando alrededor de las 15 hs de este viernes, recibió una llamada a su teléfono fijo del numero 01136356928, donde una persona ignorada menciono ser inspector de transito, llamado RIVERO, quien le dijo que su hijo Dani se había accidentado con una camioneta sobre la ruta 12, solicitándole además que se acerque hasta ese lugar.  Cuando la mujer pidió la dirección exacta, el desconocido no pudo precisar bien el lugar. Inmediatamente Lorna llamó por teléfono a su hijo Dani, encontrándose el mismo en su domicilio, por lo que concurrió inmediatamente a su casa.

 Ante estos nuevos casos de falsos “secuestros virtuales” la policía reitera recomendaciones para no caer en este tipo de hechos fraudulentos.

 – No brinde ningún dato o información a la persona que lo está llamando, de ningún tema y menos sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento. Pida un teléfono de contacto de la presunta empresa desde la cual le están llamando para poder chequear la información.

– Esté atento ya que, generalmente, estas personas se hacen pasar por policías, inspectores municipales o médicos.

– Si el llamado procede desde un teléfono público ubicado en la cárcel, esta circunstancia le será informada por un mensaje automático previo. Rechace la comunicación si no tiene personas conocidas alojadas en establecimientos penitenciarios.

– No llene cupones con datos telefónicos a desconocidos: ya sea en comercios, cines, boliches o en la calle.

– No agende en los celulares números con la palabra “mami” o “papi”. Ponga nombres y evitará problemas en caso de que extravíe o le roben el celular.
-Si recibe un llamado extorsivo:

– Corte la llamada: tenga presente que en caso de accidentes la Policía informa personalmente.
– Mantenga la calma y comuníquese rápidamente a línea gratuita 911/101 (emergencia policial), dando cuenta de los pormenores del hecho. Personal policial le puede ofrecer asesoramiento y contención adecuada.

– Contáctese con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está “secuestrado”.

 

 

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE