El Gobierno nacional anuló la licitación del Gasoducto del Noreste

El convenio para la construcción del Gasoducto del NEA se firmó el 24 de noviembre de 2003. Fue una iniciativa de Techint que luego adoptó el Estado argentino. Pero ahora el Gobierno anuló el llamado a licitación para su  construcción y decidió que concursará por separado la adquisición de las cañerías y la obra civil. Se detectó un supuesto caso de abuso de posición.

El Gobierno anuló el llamado a licitación para la construcción del Gasoducto del Noreste y decidió que concursará por separado la adquisición de las cañerías y la obra civil. La decisión se consumó a través de una resolución de Enarsa, firmada el miércoles, luego de haber realizado la apertura de sobres y detectar un supuesto caso de abuso de posición dominante por la vinculación entre uno de los oferentes y el proveedor nacional de cañerías, ambas firmas pertenecientes al Grupo Techint. De este modo, se vuelve a tensar la relación con el holding conducido por Paolo Rocca.

 

El convenio para la construcción del Gasoducto Noreste Argentino se firmó el 24 de noviembre de 2003. Fue una iniciativa de Techint que luego adoptó el Estado argentino. De hecho, el acuerdo lo rubricaron inicialmente el Ministerio de Planificación, siete provincias y la propia Techint. En ese momento, Rocca aseguró que la obra se completaría en 28 meses, pero nunca comenzó. El proyecto se modificó varias veces, pero el objetivo sigue siendo el mismo: llevar gas natural proveniente de Bolivia a las regiones del país que no tienen y aumentar la oferta para el resto. Según los últimos datos oficiales, la obra demandará una inversión total de 24.746 millones de pesos, serán 1448 kilómetros de infraestructura y abastecerá de gas natural a Salta, el norte de Santa Fe, Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones.

 

En febrero de este año, la empresa estatal Enarsa aprobó el llamado a licitación para la contratación de la ingeniería, provisión de materiales y construcción. El 26 de junio se realizó la apertura de sobres y una de las cuatro ofertas era de Techint. Entonces, la petrolera estatal le solicitó a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) que se expidiera sobre un supuesto caso de abuso de posición dominante proveniente de la vinculación entre Techint y el proveedor nacional de las cañerías, otra firma del grupo. A raíz de ello, la CNDC emitió un dictamen donde recomendó realizar un nuevo llamado para la construcción del gasoducto, considerando la posibilidad de separar la compra de caños de la obra civil para evitar así prácticas anticompetitivas. El dictamen estaba cantado porque Techint es el único proveedor de origen nacional que produce los caños establecidos en las especificaciones técnicas del gasoducto a construir. Como era de esperar, Enarsa tomó en cuenta el dictamen: anuló el concurso y convocó a dos nuevas licitaciones. (Página 12)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE