Llega Giselle, y trae invitados de lujo

Con la presencia de los primeros bailarines y figuras mundiales Érica Cornejo y Carlos Molina, El Ballet Giselle se presentará los días 30 de Noviembre y 1° de diciembre, a las 21 hs., en el Teatro Lírico del Centro del Conocimiento. Una historia de amor con final trágico será el gran cierre del año para la temporada de ballet. En Misiones On Line podés retirar entradas para ambas funciones.

Luego de un año de grandes presentaciones, el Ballet del Centro del Conocimiento cierra el año con una obra digna de los mayores escenarios mundiales. Estrenada en 1841 en la Ópera de París, Giselle se convirtió automáticamente en una pieza fundamental del ballet universal. Una historia en la que el amor, la locura, las mentiras, el arrepentimiento y la muerte se fusionan con la elegancia y excelente desarrollo de los ballets clásicos románticos.

A pesar de poseer una historia fuerte, lo que descolló originalmente de esta puesta en escena fue su música original, una partitura creada exclusivamente para el ballet (compuesta por Adolph Adam). Hasta ese momento, los ballets se habían coreografiado sobre fragmentos procedentes de óperas, y la originalidad de la partitura permitió que exista una unidad dramática y coreográfica nunca antes vista.

Cuando hacia mediados de año el Ballet del Centro del Conocimiento realizó la puesta en escena de El Quijote, apostó fuertemente a la presencia de los hermanos Herman y Érica Cornejo para los roles protagónicos. Finalmente, y debido a una lesión, la bailarina oriunda de la provincia de San Luis y actual Bailarina Principal del Boston Ballet, no pudo realizar su presentación, lo que dejó a los misioneros amantes del ballet con la inquietud de ver a dos figuras mundiales desempeñarse sobre el gran escenario local.

Para beneplácito de todos, tan sólo unos meses después, la “cuenta” quedará saldada este fin de semana cuando a la presencia de Érica Cornejo se le sume Carlos Molina, nacido en Cali, Colombia, y Primer Bailarín que se ha desempeñado tanto en el Boston Ballet como en el American  Ballet Theatre.

La oportunidad de ver a Érica Cornejo en el personaje de Giselle, la inocente campesina que muere por amor, desplazándose sobre el escenario del Teatro Lírico para caer en brazos de Albretch, duque de Silesia y personificado por Carlos Molina será, sin dudas, algo único. La química entre ambos está asegurada dada su íntima relación sobre y fuera de las tablas, y si a eso le sumamos la continua superación de los bailarines estables del Ballet del Centro del Conocimiento, no podemos dudar de que estaremos ante un espectáculo de excepción.

En la cocina de Giselle

Halcones y faisanes con el alma de bolsas de polietileno, un arcabuz de palo de escoba y papel metalizado y racimos plásticos de uva rastreados y conseguidos luego de un rastrillaje digno casi, de una novela de espías. En los talleres del Ballet del Centro del Conocimiento el trabajo para la presentación de Giselle comenzó hace ya varios meses.

Bajo la dirección de Máximo Müller, el equipo se encarga de los telones de fondo (inmensos paños de lienzo de 14 x 8 mts.) y otro se aboca a la elaboración de un carro de madera que funcione igual a uno de verdad.  A unos metros, el escuadrón de zapateros se encarga de confeccionar las botas de los cazadores mientras un nivel más abajo, el equipo de diseñadoras y costureras elabora los trajes bajo la supervisión de Pamela Galián y Héctor Luengo, nada más y nada menos que sastre del teatro Colón.