Chiperos posadeños y encarnacenos en pie de guerra

Los vendedores de chipas de Posadas expresaron su enojo por la “invasión” de chiperos de Paraguay que cruza el puente Roque González y ocupa terreno local. “No es discriminación, es que nosotros tenemos todos los papeles en regla para trabajar tranquilos y ellos vienen y se instalan sin ningún control”, aseguran.

La chipa de almidón es nuestra comida regional por excelencia. En la zona norte del país sobre todo en Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco es habitual ver a los vendedores apostados en las esquinas, muchos de ellos identificados con uniforme.

En Paraguay es igual, y es por eso que en las ciudades de frontera como es el caso de Posadas, la integración comercial pese a ser fluida, encontró en la chipa, un motivo de confrontación.

 

Sucede que los chiperos de la ciudad denunciaron públicamente que sus pares  encarnacenos se apostaron, primero en el puente fronterizo, después en el centro y ahora en los barrios, sacándoles sus propios puestos.

 

“No nos oponemos a que ellos también trabajen, pero nosotros hacemos los trámites para tener todos los papeles en blanco y ellos vienen acá pasan las chipas sin control en el puente, ni de la Municipalidad y nos corren hasta de nuestros propios lugares”, expresó Julio Bogado quien denunció además que fue agredido por un chipero de Paraguay, el que, incluso amenazó a su hermano con un arma blanca.

 

“Nosotros le dijimos que estos eran nuestros lugares para vender y nos dice que él tiene el derecho de trabajar donde quiera porque éste es un país solidario”.

Julio exigió que se ajusten los controles del Senasa en el puente ya que debería estar prohibido su cruce como cualquier alimento, y a la municipalidad para que haga valer a los que trabajan en “regla”, sostuvo.

 

Información para el turista. La chipa de almidón es un alimento netamente regional y en muchos casos nuestra carta de presentación frente a otras provincias. Se prepara con almidón de mandioca, huevos, leche, sal, maneca y queso.