Saldaña a Lanata: «Ovando no está presa porque se le murió una hija desnutrida»

El magistrado de Eldorado, Roberto Saldaña, descartó que la mujer esté presa porque se le haya muerto una hija por desnutrición, sino porque hay testigos que revelan que trataba muy mal a sus hijos y no los cuidaba. Escuche la entrevista completa 



Aunque no lo buscaron para la realización del informe sobre la situación de judicial de María Ovando, la mujer que está presa acusada de abandono de persona por la muerte de una de sus hijas, el juez Roberto Saldaña fue entrevistado por el periodista del grupo Clarín, Jorge Lanata, en su programa de Radio Mitre. El magistrado aclaró allí que “la mujer no está presa porque la nena se le haya muerto de desnutrición”, sino por otros elementos y la declaración de familiares y vecinos, que catalogaron a Ovando como una mujer que trataba mal a sus hijos y que no los atendía como corresponde.

“En este caso no hubo una oposición de la defensa a la elevación a juicio y es más la defensa pidió que se elevara pronto la causa y no me dejó terminar un incidente que había iniciado de prisión domiciliaria que le permitía estar en libertad”.

“Eso hubiese permitido que a lo mejor hoy estuviésemos hablando de una causa que fuera elevada a juicio pero con la libertad de esta persona”, indicó Saldaña.

El magistrado recordó que intervino en la causa cuando “parientes y vecinos nos avisan de la desaparición de una nena y nos cuentan que Ovando tenía una nena en muy mal estado. Los parientes le dijeron que era conveniente que la lleve a atender a algún centro asistencial y ella le dijo que no tenía dinero. Le dieron dinero y ella dijo que fue a un puesto sanitario de Puerto Esperanza y cuando al poco tiempo vuelve, los vecinos y los parientes se asombraron de lo rápido. La mujer contesta que “cuando llegué la encontré a la abuela que vive en Paraguay y cuando la vio, dijo yo me la voy a llevar al Paraguay y se la llevó”.  Los parientes como no tenían un buen concepto de esta persona, incluidas a la propia madre y la hermana, desconfiaron. Entonces cruzan a Paraguay y la abuela dice que la nena no fue con ella. Entonces ahí le dan aviso a la policía y algunos testigos dicen que la vieron con la nena en brazos cerca de un arroyo. Y de la investigación y el rastrillaje surge un lugar donde estaba la nena enterrada desde hace varios días. Vale aclarar que nunca se pudo probar que la causa de la muerte haya sido por alguna violencia, pero tampoco es cierto que haya sido por desnutrición. No es idea de este juzgado ni mía procesar a la madre por que se le muere por desnutrición, porque acá tendríamos quizás varias cusas más”, explicó.

Además, aclaró que en la indagatoria, Ovando no habló y tampoco hubo testigos que le resultaran favorables. “Todos los familiares, parientes y vecinos siempre hablaron bastante mal de ella”, afirmó.

“Un detalle es que la madre de la imputada cuando viene a declarar nos habla de una manera muy negativa y nos dice que ella es una mujer a la que le tenía mucho miedo.  Los promotores sociales, cuando fueron a la casa, «escuchaban gritos como de un animal, y le preguntan si era un perro o un gato y ella dice, no, es esta que me tiene cansada. Ojalá que se muera, porque me tiene cansado, no dejó dormir en la noche».

“Es decir hay una cantidad de circunstancias y testigos, promotores de salud incluso que dijeron que la única manera de atender a sus hijos era ir especialmente a la casa porque la mujer no los llevaba”, cuestionó el juez. La causa se dirimirá el 19 de este mes, en el Tribunal Oral Nº1 de Eldorado .