La revinculación familiar, la meta del Hogar del Día

En el centro se brinda asistencia, contención y se busca que los menores no estén en contacto con factores de riesgo. Entre 60 y 80 chicos reciben atención integral por día. Samuel López, director de la institución explicó el trabajo que realizan en sus tres años de vida.

Samuel López, Director del Hogar de Día.

Samuel López, Director del Hogar de Día.

Una de las tareas cotidianas que realizan en el Hogar de Día es la revinculación familiar. Samuel López, director de la institución que cumplió tres años, participó del programa “Debate Sobre el Futuro” que se emite los lunes y miércoles por Canal 5 de Cablevisión, expresó que con el objetivo de alejar a los chicos de situaciones de riesgo y alejarlos de entornos que generan vulnerabilidad, la institución -única en su tipo en el nordeste argentino-, mantuvo relación con más de 1.000 chicos de alrededor de 300 familias aportando un servicio integral que incluye la asistencia social, psicológica y educativa. A ello se suman los habituales controles médicos, que más una alimentación adecuada que se ofrece en el Hogar, son la clave para que hoy los resultados de laboratorio de los menores den que menos del 4 por ciento tenga anemia. Entre los servicios brindados en 2012 se advierte unas 1452 asistencias promedio de participantes por mes al centro; hubo 537 seguimientos o acompañamientos familiares e individuales, 361 intervenciones en proceso, 294 visitas domiciliarias, 126 articulaciones interinstitucionales y 7 informes socioambientales.

 

Los inicios

 

“Primero empezamos con programas de 9 meses pero esto duró poco porque nos dimos cuenta que cada chico es un caso particular donde no hay recetas. El desafío fue amplio y comenzamos con relevamientos de chicos en situación de calle en 2009. En ese entonces solamente en el micro centro encontramos 62 niños tanto en actividades relacionadas a la mendicidad o la venta ambulante. En promedio de edad estaban entre los 10 y 12 años y en su mayoría estaban regenteados por mayores”, dijo. Haciendo referencia a esa problemática recordó la mecánica que se desplegó con la formación de un líder positivo entre los chicos, llave de acceso para que muchos de ellos se acercaran a la institución. Una vez allí, el equipo interdisciplinario tomó la posta para analizar cada caso en particular y de a poco ir buscando la revinculación que es uno de los objetivos concretos. “Nosotros no buscamos institucionalizar a los niños, es la última carta y en eso hemos tenido éxito volviéndolos a un hogar familiar donde principalmente han sido reescolarizados y alejados de las situaciones de riesgo. Hablamos de la situación de calle o las adicciones. Hoy son muchas las historias que han cambiando para bien”, agregó.

 

López contó también cómo es la mecánica con los chicos a la hora de invitarlos a acercarse a la institución. “No se busca enseñarles nada nuevo, es que la calle ya les da una sabiduría que hay que entender y desde ahí comenzar a construir. Y de haber comenzado en el centro de la ciudad ya nos extendimos hasta la zona Oeste, Fátima, el sector de la Terminal de Posadas y seguimos creciendo además del asesoramiento en casos que se dan en el interior de la provincia”, explicó el bioquímico.

Consultado por una historia que llamó su atención en estos tres años de vida de la institución, el funcionario no dudó al nombrar el caso de un pequeño de 8 años que  llegó al Hogar intoxicado y hubo que trasladarlo al Hospital de Pediatría para asistirlo. Si bien se mostró conmovido, aseguró que el trabajo que se realiza es sumamente valioso y contiene la visión política de un Estado comprometido.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE