comScore

Con casi 300 participantes cerró en Posadas el 18º Congreso de la Red Argentina de Salud

Presidentes, Carlos Jañez (Comra) y Griselda Aquino (Ras).

Presidentes, Carlos Jañez (Comra) y Griselda Aquino (Ras).

Con casi 300 asistentes, y la realización de talleres y disertaciones de médicos del Mercosur, cerraron dos jornadas del 18º Congreso de la Red Argentina de Salud, que tuvo por sede el Centro de Convenciones en Posadas. Se habló de la falta de especialistas, del nuevo riesgo de la profesión médica, y  de la necesidad de peticionar a las autoridades la creación de un fondo nacional o un seguro universal para atender la alta complejidad de toda la población, porque argumentan que con la nueva ley de la medicina prepaga, se les vuelve costoso atender las prácticas de alta complejidad para los recién afiliados.

Uno de los expositores fue el presidente de la Confederación Médica de la República Argentina (Comra) Carlos Jañez, quien habló de recursos humanos médicos y su relación con las organizaciones como las prepagas gremiales. También se refirió a la actualidad médica en la Argentina y sentenció que “vamos a tener falta de especialistas”, y sobre todo en especialidades críticas como obstetricia, pediatría, anestesiología, entre otros. Por su parte, la doctora Griselda Aquino de Cabrera, presidenta de la Red Argentina de Salud (es oriunda de Curuzú Cuatiá, Corrientes, donde vive y ejerce la especialidad de pediatría), está a cargo de recopilar las conclusiones del congreso. Expresó que están “muy contentos de estar en Misiones y es un orgullo hacerlo acá, ha sido una jornada muy buena”, dijo, y agregó que entre las expectativas que trajeron superaron lo que estaban proyectando en muchos aspectos. La última disertación será a las 17:15, con el tema “El Pacto argentino por la inclusión de la salud”, a cargo de Romina Solano.

 

El nuevo riesgo de la profesión de médico

Jañez dijo que hoy el médico joven busca otro tipo de especialidades que representan mucho menos riesgo profesional, el médico no solo busca ganar bien sino tener también una tranquilidad en el desempeño de su trabajo, agregó.

Explicó a Misiones on Line que “hoy el riesgo del profesional en cuanto a lo que implica su relación con los pacientes o familiares  es muy seria, hemos tenido agresiones permanentes de familiares o grupos inadaptados a profesionales médicos y se está dando en todo el país. No creemos que sea por una reacción hacia la conducta del médico sino que es la violencia de la sociedad que está instalada y es lo que está dando hoy mucho que hablar a todo el periodismo”.

El presidente de la Comra hizo diferencias de lo que ocurría en otros tiempos, ahora “si alguien considera que el médico tuvo participación en alguna desgracia personal de algún familiar la cuestión no pasa por hacer demanda por mala praxis sino en una agresión directa que puede llegar hasta la muerte. Han matado a un médico en Cutral-có”, ejemplificó.

 

«Estamos en una provincia con mucha generosidad y solidaridad»

Por su parte, la doctora Griselda Aquino de Cabrera, presidenta de la Red Argentina de Salud (es oriunda de Curuzú Cuatiá, Corrientes, donde vive y ejerce la especialidad de pediatría), está a cargo de recopilar las conclusiones del congreso.

Expresó que están “muy contentos de estar en Misiones y es un orgullo hacerlo acá, ha sido una jornada muy buena”, calificó, y adelantó que entre las expectativas que trajeron superaron lo que estaban proyectando en muchos aspectos. “Primero estamos en una provincia con mucha generosidad y solidaridad y donde ver el paisaje contribuye el marco en el cual estamos”, añadió.

Agregó que hay conclusiones buenas, material para seguir trabajando y «fundamentalmente nos llevamos tarea», dijo.

De las comisiones saldrá una declaración del Congreso relacionado con la actividad y la regulación de la ley 26.682, donde harán “una solicitud y un aporte pensando en lo que podemos como parte el sector, poder entender la regulación como pensamos debe ser”, agregó la doctora Aquino.

 

Peticionarán a las autoridades la creación de un fondo nacional para alta complejidad para toda la población

El doctor Enrique De Michele disertó acerca de las estrategias para la gestión de medicamentos en el marco de la nueva regulación y en general algunas prácticas concretas para ayudar a la sobrevivencia o supervivencia de las entidades sin fines de lucro, en un entorno que se está poniendo amenazante, dijo el médico.

Al respecto explicó que la regulación de la medicina prepaga que salió el año pasado, prevé que cualquier persona con cualquier enfermedad debe ser afiliado a una empresa de medicina prepaga si así lo solicitara y tiene derecho a todas las prestaciones sin ningún período de espera y sin haber aportado nunca un peso.

De Michele indicó que “hoy hay tratamientos que son sumamente costosos, entre 50 y 100 mil pesos mensuales y eso no hay forma de meterlo en ningún cálculo estadístico ni actuarial, salvo que uno hiciera un sistema universal donde toda la población tiene cobertura y derecho a esas prestaciones, pero con la medicina prepaga la gente se adhiere cuando quiere”.

Es como la teoría de la ley de seguros, no se puede asegurar una casa que se derrumbó, comparó.

El disertante recordó que “la ley de seguros prohíbe el aseguramiento de un bien ya siniestrado, de la misma manera en la medicina prepaga el bien es la salud pero también se siniestra, si usted se enferma la salud está siniestrada, esta ley permite asegurar después del siniestro, si uno está internado en terapia intensiva o tiene que hacerse un trasplante y dice vengo a afiliarme, no se lo puede rechazar”.

No obstante consideró que “el problema tiene solución y hay que tomar medidas de carácter político y globales que uno no ve que haya disposición para tomarla, y eso le corresponde al gobierno, y lo que solucionaría el problema es que haya un fondo único o un seguro único o un sistema único de enfermedades de alta complejidad a la cual estuviera adherida la totalidad de la población argentina, es decir 40 millones de personas son atendidas por un sistema único que atraviese todos los subsistemas cuando las enfermedades son muy caras”.

 

De Michele insistió acerca de las enfermedades muy graves y de alto costo, que sean atendidas por «otro sistema que es universal para toda la población, esa es la solución técnica y una decisión que tiene que tomar el gobierno».

Ese es el punto que expusieron, «la necesidad de peticionar a las autoridades la creación de un fondo nacional de alto costo y alta complejidad para toda la población», enfatizó.

 

 

“En la Argentina los paraguayos encuentran facilidades en la atención de la salud”

De Asunción vino a disertar el doctor pediatra Ignacio Iramain, quien habló del sistema de salud de Paraguay y de la medicina prepaga. Contextualizó que es un país menos desarrollado que Argentina y por ello en ese congreso él no podría ofrecer mucha experiencia, porque “es un sistema de salud pública con un sector privado y un sector de previsión social como las obras sociales argentinas”, y además trabaja en la parte privada.

 

El médico explicó que el sector público es el que abarca la mayor cobertura en el vecino país, en tanto el sector de previsión social aproximadamente constituye el 20 %  y un 10 % para el sector exclusivamente privado.

 

“No hay funcionando un buen sistema nacional de salud que integre a todos los subsectores, la idea es que a futuro podemos establecer políticas de Estado eN salud de tal forma que se puedan integrar los diferentes sectores articulando lo público con lo privado”, agregó.

 

El doctor Iramain explicó que “recién desde hace poco tiempo se está fortaleciendo el sector público que estaba muy desfinanciado, ineficiente, con una gran debilidad institucional, pero desde hace unos 3 ó 4 años comienzan a adquirir mayor envergadura y eficiencia, empezando con la gratuidad de la atención que generó cierta resistencia en algunos sectores de la población pero que se está implementando y se está logrando en este momento una mayor equidad desde el punto de visita de la salud”.

 

Ante la situación que se plantea por la ocupación de los hospitales públicos que hacen los vecinos paraguayos, Iramain consideró que revertir eso insumirá “mucho tiempo por recorrer, el Paraguay recién está empezando a cobrar los impuestos correspondientes de tal forma que haya un mayor presupuesto en el sector salud, todavía el gasto en salud es muy bajo comparativamente con el resto de Latinoamérica, pero ese está en un esfuerzo y creo que en un tiempo difícil precisar las cosas irán mejorando pero tomará tiempo, porque en la Argentina en ese sentido a nivel de hospitales públicos están muy bien preparados, muy bien entrenados, ofrecen muy buena atención y sobre todo la alta complejidad que allá todavía es difícil de tener, lo que sea transplantes e intervenciones complejas”.

 Cree que por el momento todavía los paraguayos seguirán cruzando la frontera para atenderse en la Argentina,  porque «encuentran la facilidad de que prácticamente les resulta gratuita, allá el pago de bolsillo todavía es muy importante y tener acceso a la alta complejidad todavía es muy difícil, pero se está en el esfuerzo por mejorar”.

 

Señaló que el indigente paraguayo igual es atendido en los hospitales públicos siempre y cuando haya los medicamentos, “a veces hay dificultades, carencias, no se ejecutan correctamente los presupuestos, pero en este momento por lo menos ya se tiene acceso a una cobertura universal en salud, pero el gran problema es la alta complejidad”, insistió.

-