Denuncia que Alto Paraná abandonó a obrero herido al explotar caldera

La esposa de uno de los empleados afectados por una explosión en la planta de MDF de Puerto Piray, aseguró que jamás recibieron asistencia de la empresa trasandina y que luego del accidente despidieron a su hijo, único sostén familiar.

Malvina Yunke denunció públicamente a la empresa de capitales chilenos Alto Paraná por “abandono de persona”, a raíz de que su esposo Celso Esteban Rorihg fue afectado por la explosión ocurrida en enero de este año en una de las plantas industriales que dicha firma tiene en Puerto Piray. Ante el pedido de Misiones On Line,  desde Alto Paraná, prefirieron no hablar ayer pero anticiparon que hoy emitirán un comunicado dando su versión de los hechos.

El hombre de 52 años sobrevivió de milagro pero quedó incapacitado y tiene problemas de respiración. Un hijo de 26 años que trabajaba en la empresa y era el único sostén que quedaba en la familia, fue despedido. Dijo que la explosión que ocasionó un muerto fue “una negligencia porque la empresa sabía que eso iba a ocurrir, los propios empleados habían pedido que parara y que se cambie la válvula que terminó explotando. Mandaron gente allá para no gastar plata y ahora hay un muerto y gente incapacitada como mi marido”, relató.

Malvina Yunke dijo en radio Libertad de Posadas que su esposo “está mal, anda con muchos problemas de respiración porque las quemaduras fueron muy graves, los médicos no le daban posibilidades de vida, el hecho que hoy esté con vida es un milagro, además sus órganos se quemaron”, dijo. “La empresa cuando estábamos en el hospital nos atendió porque no querían prensa, y cuando vinimos a casa fuimos abandonados tanto por parte de la ART como de la empresa”, acusó.

El hombre ahora se encuentra en el Chaco donde se está realizando estudios. “Recién ahora accedieron a darle los estudios por la falta de oxígeno, la ART ya le había dado el alta hace dos meses, él ahora está con parte de enfermo, pérdida casi de la totalidad del oído, una vez al mes le tengo que llevar a limpiar porque le sangra el tímpano, además tiene problemas neurológicos”, dijo.

Está en manos de abogados denunciar en la Justicia, dijo la mujer y acusó a la empresa Alto Paraná de “inhumana”. “La vida humana para ellos no vale nada, murió un compañero de trabajo y para ellos es como si hubiera muerto un perrito”, aseguró.

Recordó que fueron como diez heridos en ese accidente en el cual explotó la válvula de seguridad de la caldera. “Encima tenemos que aguantar toda la contaminación y todo el peligro. Eso parece una bomba de tiempo”, resumió.

Yunke también afirmó que la empresa “nunca puso asistencia psicológica. Después de haber pasado por todo lo que pasamos, de todo el trauma que sufrimos, el único que me venía ayudando mi hijo de 26 años. Estaba trajando en planta y era el único que ayudaba económicamente”.

 

Negligencia de la empresa

“No sé si estoy enojada o triste por ver tanta injusticia, eso fue negligencia de la empresa”, aseguró Yunke y reveló que “ellos sabían que eso estaba a punto de explotar y mandaron a la gente allá. Ellos habían pedido que la caldera parara, pero no querían tener pérdidas y no les importó y  ahora hay un compañero muerto”.

“Mi esposo siempre laburó de 12 a 15 horas de lunes a lunes, hoy no puede hacer una cuadra que se cae desmayado. El de recursos humanos tampoco me dio solución, no sé si la orden viene de arriba. Me devolvieron una persona incapacitada de trabajar en nada”, aseguró.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE