Condenan en La Plata a médica que quiso matar varias veces a su sobrino recién nacido

La doctora Viviana Edith Rodríguez, de 54 años, recibió una pena de siete años de prisión por parte del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Plata. Fue por haber tratado de asesinar en cuatro ocasiones a su pequeño familiar, cuando éste se hallaba internado por graves problemas de salud.

 

 

Los jueces Guillermo Labombarda, Juan Carlos Bruni y Samuel Saraví Paz dieron por probado que entre el 14 y el 19 de diciembre de 2004 la médica “intentó en al menos cuatro oportunidades ocasionar la muerte de un recién nacido, que estaba internado en el servicio de neonatología”.


El tribunal precisó que en una de esas ocasiones la condenada “oprimió las narinas del niño, cerrando de ese modo el acceso del aire mediante una pinza digital. Y esta maniobra resultó ser letal debido a la calidad de respirador nasal de los neonatos, ya que por su escaso estado de madurez resulta muy dificultoso que lo hagan por vía oral”.

 

El fallo agrega que “esa mismo día la imputada produjo la saturación del paciente, alejándolo de las fuentes de oxígeno que imperiosamente debía suministrársele, al recostarse sobre el niño poniendo en grave riesgo su vida”.

 

También se detalló que cuatro días después “le inyectó potasio al bebé, provocándole un paro cardiorrespiratorio, cianosis y falta de esfuerzo respiratorio con peligro certero de vida. Y además omitió realizar las tareas propias de su profesión mostrando pasividad ante ese cuadro, siendo que las circunstancias y cargas de la profesión le imponían la reanimación del paciente”.

 

Pero a pesar de la condena a siete años de cárcel, el tribunal dispuso la excarcelación de la imputada debido a que permanece desde 2005 con arresto domiciliario en un instituto médico, donde está en tratamiento psiquiátrico-psicológico.

 

Los magistrados también le impusieron una pena de cinco años de inhabilitación para ejercer su profesión, al considerarla culpable del delito de “homicidio en grado de tentativa como delito continuado”.

 

En la sentencia se tomó como atenuante “la ausencia de controles a la actuación de la imputada en su persistente y denodado intento homicida”, al considerar que la “omisión” por parte del Hospital Italiano operó como “facilitador de la conducta” de la médica.

 

Por ello, se dispuso que se envíen copias a la fiscalía para investigar la posible comisión de delitos por estas supuestas omisiones. Y que además estas irregularidades se pongan en conocimiento de las autoridades médicas, para que éstas juzguen el proceder ético profesional de los doctores involucrados en el caso del recién nacido.

 

Fuente: infobae



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE