Iñaki y sus bailarines deslumbraron con el Cascanueces en el teatro Lírico

Fueron dos funciones gratuitas de El Cascanueces  que brindó Iñaki Urlezaga y su ballet concierto en el teatro Lírico, el viernes y el sábado a las 21. Durante dos horas aproximadamente, el público, -conformado por chicos y grandes, y entre ellos el gobernador Maurice Closs, quien estuvo el viernes- se volcó a presenciar y disfrutar de la obra de Piotr Ilich Tchaikovsky estrenada en San Petersburgo en 1892. Unos 45 bailarines exhibieron lujoso vestuario y desplegaron su gracia al ritmo de la Orquesta Académica de Buenos Aires, en el marco de un fastuoso escenario ambientado en la época. El regreso exitoso de Iñaki Urlezaga y su compañera, Eliana Figueroa Valdivia trajeron a la memoria  la primera brillante presentación realizada durante la inauguración del teatro Lírico, en junio pasado.


En una conferencia el jueves, Iñaki agradeció “profundamente  a la provincia, al director del teatro, por  la inversión que hicieron ya que esta obra requiere de gran despliegue con un nivel de jerarquía internacional que necesita mayor apoyo ya sea en lo político y cultural”.

La historia

El Cascanueces narra la historia de Clara, una pequeña que recibe como regalo de Navidad un soldado de madera que sirve para romper las nueces. Esa noche ella tiene fabulosos sueños que la llevarán -con su Príncipe Cascanueces- a una lucha entre ratones y soldados gigantes y también a lugares de nieve. Finalmente, por la mañana el mundo onírico de Clara se desvanece y ella se despierta dándose cuenta que todo ha sido un sueño.

 

La obra se presentó en dos actos. En el primero aparecen los personajes, Clarita (Eliana Figueroa) y Cascanueces (Iñaki); la madre, el padre, Fritz, la abuela, Drossemeyer,  la Colombina, el Arlequín, el soldado y la esposa, las amigas de Clarita, amigos de Fritz, y los invitados. Además, los ratones, el Rey de los Ratones, los soldados, mayordomos, pajes, y copos.

 

En el segundo acto, Eliana Figueroa hizo el personaje de Hada, Iñaki de Príncipe, Jorge Amarante de Drosselmeyer, Claudio González de Padre y Paola Alves de Madre. A continuación se presentaron cuadros de danza española, árabe, china, rusa, Pastoral, y vals de las Flores. Finalmente, el Grand Pas de Deux de Iñaki y Eliana le pusieron el broche de oro de la velada, y Coda final mereciendo el aplauso prolongado de los espectadores.

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE