Cablevisión censuró y eliminó de la pantalla un programa periodístico en Misiones

El programa “Debate sobre el Futuro” que desde hace cuatro años conduce el periodista Marcelo Almada, que ha generado debates políticos y la participación de  todos los dirigentes de Misiones, no se emitirá este año por decisión de Cablevisión, luego que la productora encargada de la puesta al aire del mismo objetara una nueva cláusula al contrato que anualmente renovaban ambas partes, que obligaba al periodista – si éste lo firmaba- , a censurar hasta a los invitados.  Lea la solicitada publicada hoy en los diarios de Misiones.

 

Este año NO habrá debate

En mi carácter de periodista conductor, productor y creador del programa “Debate sobre el Futuro”, que desde hace cuatro años se emite por el Canal 5 de Cablevisión de Posadas, debo informar que el mismo ha sido levantado de esa pantalla, y ya no podrá emitirse.

Así, un producto periodístico que es emblema del pluralismo en Misiones, -con el debate de ideas y de proyectos confrontados cara a cara frente a la audiencia, en igualdad de minutos para cada invitado, que ha contado con la participación de todas las corrientes políticas, de opinión, de interés y de expresión misionera durante cuatro años consecutivos-, ha sido censurado y levantado por Cablevisión.

Cablevisión intentó condicionar por contrato al periodista, tratando de limitar y censurar previamente hasta a los invitados, la sociedad posadeña se queda sin el espacio que los lunes a las 13.00 y los miércoles a las 22.00, permitía a todos los dirigentes políticos y sociales de Misiones debatir sus proyectos en condiciones de igualdad absoluta.

A efectos de precisar lo ocurrido, como responsable de la productora encargada de la puesta al aire de Debate sobre el Futuro, debo señalar que Cablevisión intentó este año imponer una nueva cláusula al contrato que anualmente renovamos desde el 2007, la que resulta inaceptable ya que viola la libertad de prensa, y lisa y llanamente se constituye en censura previa.

La Cláusula 20 del contrato exigido este año por Cablevisión establece lo siguiente: “Obligaciones del Productor. El PRODUCTOR se abstendrá de verter en el Programa toda manifestación, sea ésta verbal o de otro tipo, que afecte de cualquier manera la imagen o los derechos de Cablevisión y/o sus empresas vinculadas, controladas o controlantes, sus directivos, gerentes, personal jerárquico en general, dependientes y/o terceros. Asimismo el PRODUCTOR velará para que esta obligación sea cumplida por sus dependientes, contratados y/o cualquier persona que aparezca en el programa. En el caso de que el PRODUCTOR incumpla la presente obligación (lo cual quedará a criterio exclusivo de Cablevisión) será absoluto y único responsable de los daños que ocasione y el hecho dará derecho a Cablevisión a rescindir la vinculación sin que EL PRODUCTOR tenga derecho a indemnización alguna. Cablevisión queda facultada a iniciar las acciones legales correspondientes en contra del PRODUCTOR y/o del responsable de la manifestación”.

Al señalarles que proponer un contrato con una cláusula de esta naturaleza desde una empresa periodística, de por sí resulta inaceptable, pero que peor sería que un periodista lo firme, simplemente nos contestaron, vía mail, que “debemos dejar sin efecto la propuesta del programa”.

Esta acción ahora abierta, de amordazar un espacio de opinión, tiene un cercano antecedente protagonizado por las autoridades locales de Cablevisión, cuando el año pasado, vía telefónica, nos presentaron sus quejas y elevaron un llamado de atención, como consecuencia de una opinión vertida en el programa. Fue cuando un legislador nacional entrevistado respecto de la nueva Ley de Medios, expresó sus críticas al grupo Clarín. Con cortesía pero con firmeza y tal como corresponde, rechazamos dicha pretensión.

Tras la comunicación que dejo sin efecto la continuidad del programa, intenté por todas las vías legales y posibles que Cablevisión cambie su decisión, pero ahora telefónicamente me informaron que “el espacio ya está cubierto”, y que “presente una carpeta, con la idea de un programa y la lista de eventuales invitados”, para que consideren a futuro alguna posibilidad. 

Considero que esta situación cercena mi libertad de expresión, pero especialmente la de todos los candidatos a gobernador, vicegobernador, legisladores nacionales y provinciales, intendentes y concejales, y dirigentes gremiales y de instituciones, que en un año electoral hubieran, como siempre, hecho uso de un espacio gratuito, ecuánime y pluralista, para presentar a la sociedad sus ideas y proyectos.

Especialmente considero que cercenan especialmente el derecho a la información que tiene la sociedad, que ya no tendrá un programa en el que podía ver y comparar a sus dirigentes y representantes debatiendo abiertamente, varios de los cuales ya estaban invitados incluso al programa que debía emitirse a partir de mañana. 

Esta grave censura de Cablevisión será informada en todos los foros, estrados, y organismos que corresponda, con el solo fin de salvaguardar mi derecho de ejercer la profesión de periodista, libremente y sin censura de ninguna naturaleza, y el cosecuente derecho de la sociedad, a informarse

 Marcelo Almada

Periodista

DNI 18264641



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE