Los símbolos y la novela El Elegido

En la novela El Elegido, la temática de la masonería se trata habitualmente.

En la novela El Elegido, la temática de la masonería se trata habitualmente.

La masonería es, en la actualidad, fuente de inspiración para libretistas y guionistas de la ficción argentina. Así lo demuestra la novela “El Elegido” producida y protagonizada por Pablo Echarri, quien personifica a Andrés Bilbao que en la ficción es uno de los abogados destacados del estudio Nevares Sosa. Precisamente Oscar Nevares Sosa, – personificado por Lito Cruz – es un ser siniestro y  socio fundacional del bufete que se presenta como un miembro y gran maestre de una sociedad secreta.  Muchos de los símbolos y signos de la masonería son tomados para esta novela de ficción y de allí algunas se basan en estricta realidad. Así se toman parte de los rituales de los masones y las distintas logias. Las logias son lugares donde los masones se reúnen para trabajar, y por extensión se da este nombre a toda asamblea de masones regularmente constituida; donde todos los hermanos deben formar parte de una logia y someterse a sus reglamentos particulares y a las ordenanzas generales, pueden ser generales o particulares.

Las personas que quisieran ser admitidas en calidad de miembros de las logias debían o deben ser hombres honorables y gozar de buena reputación.

En nuestro país, según explica Zacarías, la gran logia masónica está conformada por hombres. Las mujeres de los masones son consideradas cuñadas, ya que hablan de la confraternidad universal entre sus miembros.

En cuanto a la religión, si bien en la antigüedad los masones debían respetar la religión del país donde habitaban, hoy se acepta no imponerles otra religión que aquella con la que todos los hombres estén de acuerdo y dejarles completa libertad respecto de sus decisiones y prácticas personales.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE