Salud Pública avanza en la prevención y detección precoz del cáncer de mama

Se realizó en el salón auditórium del Ministerio de Salud Pública de la Provincia una nueva jornada de capacitación a promotores de Salud de Zona Capital, disertación que estuvo a cargo del coordinador del programa Cáncer de Mama, Daniel Marino.

El Ministerio de Salud Pública de la Provincia avanza en la detección precoz y control del cáncer de mama en la Provincia, con la finalidad de reducir la mortalidad que ocasiona entre las mujeres afectadas por la enfermedad.

 

El cáncer de mama constituye actualmente uno de los problemas de salud pública más importantes en los países desarrollados, tanto por su incidencia como por la elevada mortalidad que ocasiona entre las mujeres afectadas.

 

En ese contexto este lunes se realizó en el Salón Auditórium del Ministerio de Salud Pública una nueva jornada de capacitación a Promotores de Salud de Zona Capital, disertación que estuvo a cargo del Coordinador Provincial del Programa Cáncer de Mama, Dr. Daniel Marino.

 

 El facultativo insistió en la necesidad de “avanzar en la prevención y detección precoz de la enfermedad, como una de las formas más eficaces para controlar la enfermedad”. El Ministerio de Salud Pública lleva a cabo una serie de acciones, precisamente para prevenir y controlar a tiempo esta patología. A través del Programa Provincial se brindan charlas y cursos de capacitación, se promueve la realización de mamografías entre las mujeres de 50 a 69 años en particular y de todas las mujeres en general.

      Para ello se han instalado nuevos mamógrafos en los hospitales, que fortalece la realización de estudios a través del mamógrafo que funciona el móvil del Programa “Misiones Te Cuida”. Se distribuyen “bonos” para la realización de mamografías en los Hospitales sin turno previo, como así también se reforzó las acciones de difusión de medidas preventivas, entre otras actividades.

      Las consecuencias físicas, psicológicas y sociales que producen el cáncer de mama superan a las estrictamente sanitarias. La incidencia de esta enfermedad sigue aumentando en los últimos años y representa el 26% de la incidencia de cáncer en las mujeres.

      Los estudios determinan que más del 70% de las mujeres que desarrollan un cáncer de mama no tienen ningún factor de riesgo conocido. Los principales factores de riesgo de la enfermedad están relacionados claramente con el sexo femenino, la edad superior a 50 años y los antecedentes familiares de cáncer de mama, por lo que dichos factores son difícilmente modificables.

     Diversos factores endocrinos, ambientales y genéticos pueden estar implicados en la iniciación y crecimiento del cáncer de mama. En cuanto a los factores hormonales y relacionados con la actividad reproductiva, cabe destacar que la prolongada exposición a los estrógenos y todas las circunstancias que contribuyen a ella incrementan el riesgo de padecer un cáncer de mama:

menarquia precoz (antes de 12 años), menopausia tardía (después de 50 años), nuliparidad, edad en el primer embarazo superior a 30 años, uso de estrógenos y terapias hormonales así como la presencia de patología mamaria previa.

     Otro gran grupo de factores de riesgo son los ambientales, entre los que se incluye el tipo de dieta (consumo de grasas, baja ingesta de antioxidantes, fibra, vegetales, etc.), la ingesta de fitoestrógenos y los hábitos nocivos, especialmente el consumo de alcohol, el sedentarismo y la exposición a radiaciones ionizantes.

      Por último, el factor hereditario tiene que ver con algo menos del 10% del cáncer de mama diagnosticado. Se asocia a la aparición de tumores en pacientes jóvenes y con frecuencia afectan a ambas mamas.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE