La industria yerbatera pide acompañamiento legislativo para lograr la suba en góndola

Miguel Sniechowski, de la Cámara de Molineros, aseguró que están dispuestos a pagar 1,20 pesos por el kilo de hoja verde, como pide el sector primario, pero para eso, deben lograr mejorar la rentabilidad del sector. Estima que para que toda la cadena salga ganando, el precio en góndola debería fijarse en 13,50 pesos o 14, depende de la región, en lugar de los 9,11 promedio actuales. 


Miguel Sniechowski, de la Cámara de Molineros

El presidente de la Cámara de Molineros, Miguel Sniechowski, respondió al planteo hecho por el diputado Ricardo Maciel sobre “los números del sector” y dijo que están a la vista en el seno del Instituto Nacional de la Yerba Mate. Al mismo tiempo, reclamó acompañamiento de la Cámara de Diputados para pelear un aumento de precio en góndolas ante el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. El ejecutivo destacó la iniciativa del gobernador Maurice Closs de reclamar, ante la presidenta Cristina Fernández, el incremento del precio, pero indicó que también hace falta el apoyo legislativo. “Toda la cadena necesita una recomposición de precios”, insistió. Con los fueros que tiene el diputado, que nos pida una audiencia con Moreno y que nos acompañe, a la Cámara, como entidad. Sabemos que se debe mejorar el precio de la cadena productiva, pero Maciel da a entender que no hacemos fuerza ante la Secretaría para aumentar. No es así. Conocemos la política de control de precios que ejerce la Nación, porque tiene la necesidad de controlar la inflación, que nos afecta a todos. Por eso, pretendemos que nos acompañe para que se de cuenta y defienda el aumento ante Moreno, porque toda la cadena productiva necesita una recomposición de precios”.

Sniechowski destacó la “excelente gestión del Poder Ejecutivo en el manejo de la suba del precio”, lo que permitió que por primera vez desde que se controlan los precios en góndola, “se pueda cumplir con todos los precios oficiales y se pudo realizar la cosecha del año pasado con un cumplimiento del cien por cien en los valores de la materia prima e incluso, en algunas zonas se pagó por encima”.

“No cuestionamos ese aumento ni los costos de la actividad primaria, porque socios de la Cámara de Molineros también son productores. Pero es necesario recomponer significativamente los costos de la industria, porque la materia prima representa más del 50 por ciento de esos costos. Las gestiones están hechas en el Poder Ejecutivo y sabemos que se hacen ante la Nación”, afirmó.

Para el empresario, la suba planteada de 78 centavos a 1,20 pesos por la hoja verde, representa para la molinería “un aumento superior al 70 por ciento” en los costos.

“No cierran los números. Cuatro molinos cerraron sus puertas y otros tanto van por el mismo camino, porque los valores no son sustentables. Sobre todo para los chicos. Siempre queda la sensación de que la industria gana mucho dinero y ese concepto fue negativo para discutir ante la Nación y corregir los precios. Hoy es un negocio muy poco atractivo. Es el menos rentable de los agronegocios en la región y hay tendencia a la desinversión. Eso hay que revertir. Los números de la industria están en el INYM. No hay secretos. Sabemos el varlor del kilo de yerba, la mano de obra, el costo administrativo”, explicó Sniechowski.

Finalmente, indicó que si aumenta el kilo de la hoja verde a 1.20 pesos, el kilo en góndola debería valer en promedio, 13.50 ó 14  pesos en lugar de los 9,11 pesos actuales.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE