Detectaron el foco de la invasión del caracol africano

El director de epidemiología de la nación estará hoy en iguazú en una jornada técnica. En la oportunidad, el Senasa dará a conocer  el resultado del relevamiento realizado en Iguazú. Aseguran que se trata del caracol terrestre plaga más peligroso del mundo.

El Director de Epidemiología de la Nación, Horacio Echenique; el subsecretario de Atención Primaria de la Salud de la Provincia, Jorge Dechuster y representantes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria  (Senasa) realizarán hoy en Iguazú un encuentro técnico en el que brindarán información respecto a la invasión del caracol gigante africano (Achatina Fúlica) que afecta a esa ciudad. Se trata de una especie transmisora de enfermedades y peligrosa para el medio ambiente. Darán a conocer datos del mapeo realizado por el Senasa y estrategias de control. El encuentro será en la sala de Situaciones de la municipalidad.

Según anticiparon desde el Senasa, tras hacer un detenido relevamiento en la zona, pudieron detectar que el principal foco de presencia de estos caracoles es un área de 26 hectáreas en torno al arroyo Las Mariposas, en Iguazú. Pudieron observar además que las plantas de mamón son el alimento que más los atrae.

Desde el Senasa informaron que se considera a esta especie como uno de los caracoles terrestres plaga más perjudiciales en el mundo por su gran capacidad de adaptación y reproducción. Advirtieron que es peligroso porque es vector de parásitos. Además, su capacidad para consumir cualquier tipo de vegetal en grandes cantidades lo convierte en una amenaza tanto para el agro, cuanto para la conservación del ecosistema.

La delegación del Senasa recorrió las inmediaciones del Arroyo de Las Mariposas, próximo al Hito Tres Fronteras en Puerto Iguazú, donde encontró caparazones y ejemplares vivos del caracol. También retiró cientos de ejemplares en casas y jardines de los barrios Villa Nueva y Río Paraná.

Se estima que los caracoles llegaron a Misiones a través de Brasil, donde  fue introducido a fines de la década del ‘80 con fines comerciales y actualmente se encuentra diseminado en casi todo el país.

El molusco fue encontrado por primera vez en 2009 en el barrio Rivera del Paraná, se cree que ya están en este lugar hace por lo menos dos años. Se reproducen y se hicieron más evidentes este año ya que vecinos denunciaron la presencia también en Villa Nueva y Villa Alta.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE