Tragedia en Corrientes: afirman que el chofer del camión se cruzó de carril

La Gerencia de la empresa Crucero del Norte tiene la obligación de informar que ante el lamentable accidente ocurrido en el kilómetro 454 de la Ruta Nacional 14, donde se vio involucrada la unidad interno 812 que realizaba el servicio Asunción (Paraguay) con destino final la ciudad de La Plata (Buenos Aires), resultaron víctimas fatales seis personas, cuatro pasajeros y los dos conductores del ómnibus.

A raíz del siniestro perdieron la vida Mario Luis Hupan y Gilberto Armando Dávalos, quienes abordaron el servicio en la terminal de Garupá el domingo 6 de febrero en el recambio habitual de conductores en este servicio. Mientras que los pasajeros fallecidos son:

Juana Rivero de nacionalidad paraguaya

Martín Paiva Servín (paraguayo)

Viviana Insaurralde de Gavilán (paraguaya)

Epifania Baez (paraguaya).

Ninfa Dolores Coronel Lugo (paraguaya)

Todos los involucrados en el accidente fueron asistidos de forma inmediata por funcionarios de la empresa quienes alertados del suceso, se trasladaron de manera urgente hasta el lugar, coordinando las derivaciones de los heridos a diferentes centros asistenciales de la región. A medida que transcurría el día, algunos pasajeros ya fueron dados de alta y trasladados por la empresa a Buenos Aires mientras que los cuerpos de las víctimas fatales, se entregaron a los familiares acompañándolos hasta su lugar de origen.

De acuerdo a la información que se le brindó a la empresa Crucero del Norte, se pudo establecer gracias al testimonio de ocupantes de dos vehículos particulares que venían detrás del camión, en el sentido Buenos Aires-Posadas, que el conductor del mismo «sorpresivamente» cambió de carril colisionando en la parte lateral del micro, justo a la altura de la puerta del conductor que manejaba la unidad interno 812, en una clara señal «de que se habría quedado dormido», según consignaron los testigos.

Crucero del Norte agradece profundamente a todas las empresas de transporte colegas, autoridades policiales y sanitarias y principalmente a ocasionales personas que detuvieron sus vehículos y ayudaron a socorrer a los heridos, justo en un momento de crisis total. Gestos nobles que enaltecen a las personas por su solidaridad y amor por el prójimo y que poco pudieron intentar ante la magnitud del accidente.

A los familiares de las víctimas fatales, rogamos cristiana resignación para este doloroso momento que nos toca transitar y nuestras sinceras condolencias.