Proyectan prohibir el uso industrial de leña de monte

Un proyecto de ley propone sustituir el material de bosques nativos por biomasa de plantaciones y residuos de aserraderos. Establece programas de ayuda para la reconversión. También buscan impedir la quema y disposición a cielo abierto de residuos de la forestoindustria

La Comisión de Desarrollo Forestal comenzó a analizar ayer un proyecto de ley que propone prohibir el uso industrial de leña y carbón  vegetal cuyo origen sea bosques nativos a partir del primer día de 2015. La misma iniciativa plantea  impedir, desde 2012, la quema y disposición a cielo abierto de aserrín, viruta y cualquier otro residuo de la industria forestal que pudiera ser usado como combustible. El espíritu del proyecto es sustituir el uso de leña como fuente de energía para secaderos y otras industrias, por madera proveniente de bosques implantados y la biomasa que resulte como residuo de la industria forestal.
Como paso previo a la prohibición del uso de leña, la iniciativa que lleva las firmas de los renovadores Mirta Hendrie, como autora, y Carlos Rovira, como acompañante, establece que todos los secaderos de té y yerba mate deberán instrumentar un plan   de mejora de eficiencia energética que los lleve a reducir a la mitad su consumo de combustible, ya sea proveniente de monte nativo o de residuos de la industria forestal.
En tanto que para aumentar la disponibilidad de combustible, la norma obliga a todos los aserraderos de mediana y gran escala, a montar un área de procesamiento  y almacenamiento de residuos de biomasa.
Para favorecer la conversión necesaria para que los secaderos dejen de usar leña de monte, el proyecto prevé que la Provincia instrumente cuatro programas de apoyo.
Uno denominado “Leña Renovable”, que prevé la provisión subsidiada de insumos para el establecimiento de “bosques  cultivados energéticos” y podrá incluir subsidios para cubrir otros costos. También incluiría aportes para el desarrollo de emprendimientos que aprovechen biomasa remanente de bosques cultivados.
El segundo programa lleva el nombre de “Energético Forestal” que deberá incluir créditos blandos y subsidios para pequeñas industrias forestales que pretendan incorporar una etapa de procesamiento de residuos orientada a generar subproductos utilizables como combustibles, por ejemplo chips o briquetas.
El tercer programa previsto se denomina “Leñatero Carbonero” que consistirá en planes de reconversión para aquellas familias que abastecen de leña o carbón a secaderos.
Y finalmente el programa de “Eficiencia Energética de la Agroindustria”, que consistirá en ayuda financiera para proyectos de innovación en los procesos de secado.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE