comScore

Experiencia en cosecha de semillas de pinus taeda livington

El productor maneja rodales semilleros del cuál obtiene semillas genéticamente mejoradas de esta especies.La producción anual ronda en el orden de 200 kilos y se coloca en el mercado en su totalidad.

La primera quincena de abril es la época ideal de cosecha de conos o piñas de Pinus taeda Livingston, según explica el ingeniero Alejandro Larguía en la entrevista con ArgentinaForestal.com y relató su experiencia en el proceso de la extracción de semillas de los conos recientemente cosechados.

Larguía es empresario, productor y viverista forestal, con más de 40 años en la actividad en Misiones. En Caraguatay, departamento de Montecarlo, maneja rodales semilleros de Pinus taeda Livingston, Pinus elliotii y Melia azedarach que producen semillas genéticamente mejoradas de estas especies.

El rodal más antiguo de Pinus taeda Livingston, de cuatro hectáreas de superficie, fue implantado en el año 1984, contando con semillas de esta variedad introducidas del Estado de Louisiana, USA. Mientras que el más moderno, de catorce hectáreas implantado en el año 1998, proviene de semillas de árboles selectos criados en Caraguatay hijos y nietos de los originales resultantes de la introducción de Louisiana.

Cosecha anual

«En cuanto al procedimiento de cosecha, para bajar las piñas hay que trepar los árboles, cortando las piñas una por una, con ganchos afilados, pero cuidando de no lastimar las ramas», señala.

«Los conos se cosechan antes de que se abran y liberen la semilla. Los conos recolectados pasan al proceso de secado», indicó. El secado se realiza sobre estas carpas porque así se cubren fácilmente ante la posibilidad de lluvias y a las noches para protegerlas del rocío, evitando así revertir el proceso de secado logrado durante el día .

De allí pasan al proceso de separación de las alas, que se realiza en días de lluvia y por último a la ventilación para separar las semillas vanas y la limpieza final. .

De esta manera, «obtenemos una producción anual del orden en promedio de 200 kilos que es colocada en el mercado».

El ingeniero comentó que la demanda es firme ya que tanto los viveristas como los productores con años de conocimiento del producto «son fieles clientes», dijo.

«Solamente 15 kilos se reservan para nuestro vivero, el resto de la producción se comercializa», indicó.

El kilo de semillas de Pinus taeda Livingston se cotiza en la actualidad en 800 pesos, mientras que el kilo de Pinus elliottii está en 400 pesos. «Un kilo de semillas sembradas en almácigo a cielo abierto permite obtener aroximadamente 18 mil mudas a raíz desnuda. Sembrada en bandejas bajo cubierta el rendimiento es mayor superando las 20.000 mudas indicó Larguía.

Plantines resistentes

Alejandro Larquía también posee un vivero forestal, que está registrado en el Ministerio de Ecología de Misiones y en el Instituto Nacional de Semilla. El predio está ubicado en la Estancia Santa Inés a pocos kilómetros de Posadas, cuenta con una producción anual de 250 mil plantines a raíz desnuda de las especies de Pinus taeda Livingston y Pinus elliottii.

«Hoy al viverista proveedor de los plantines que se utilicen en planes de subsidio de la Sagpya se le exige constancia del INASE por la semilla certificada utilizada en la producción. Para validar los plantines que se utilicen en las forestaciones subsidiadas, estos tienen que estar certificados por el organismo que a su vez controla la comercialización de la semilla certificada utilizada. La semilla certificada por el INASE otorga la garantía de calidad de los plantines explicó Larguia.

La experiencia con plantas a raíz desnuda lleva ya 40 años en Misiones. Estas tipo de mudas, que se desarrollan a la intemperie, son más resistentes a los cambios climáticos que los plantines en tubotes. Sus hojas, tallos y raíces son más fuertes con la parte aérea muy rustificada. Entonces los forestadores que saben plantar en el campo, obtienen un buen resultado de supervivencia, con pocas fallas», aseveró.

-

Canal W