Yerba mate: Avanza proyecto para uso de aserrín en secaderos

El viernes pasado la Cooperativa de Productores y Elaboradores de Té de Guaraní (Copetegla), comenzó el montaje de un sistema de secanza que utilizará la combustión de aserrín para el sapecado de yerba mate. Es una iniciativa que se desarrolló a partir de fondos provenientes del programa Regional de Asistencia al Sector Yerbatero (Prasy), que lleva adelante el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym).

“Empezamos con este proyecto hace unos seis meses y ahora finalmente estamos armando todo el sistema en al propio secadero de la cooperativa”, dijo entusiasmado Alberto Kupski, quien en su taller metalúrgico de Oberá construyó cada uno de los componentes del reactor.

El sapecado es la primera etapa en el proceso de secanza de la hoja verde de yerba mate, el cual consiste en reducir el contenido de humedad de la materia prima.

Actualmente casi la totalidad de los secaderos utilizan leña para generar el calor necesario. “Nuestro objetivo es optimizar el uso de biomasa y lograr un sapecado sin contaminación con un control de gases. Si se logra el objetivo planificado va a ser más rentable respecto a la leña. La otra diferencia que buscamos es que se use bien la biomasa, que no se tumbe un árbol cuando muchas veces vemos aserrín tirado al lado de ese árbol”, remarcó Kupski.

Por su parte, Sergio Bazila -gerente de la Copetegla- también mostró su satisfacción por el emprendimiento. “Es una iniciativa que llevamos adelante con un apoyo fundamental por parte del Inym. La idea es aprovechar al aserrín que por lo general es material de descarte de la industria forestal, lo cual nos va a permitir bajar costos y también una menor dependencia de un recurso cada vez más escaso como la leña”, apuntó el cooperativista.

Además de los mejores rindes calóricos ya comprobados por investigaciones anteriores que efectuó Kupski, los impulsores del proyecto destacan que también se mejorará las condiciones de trabajo de los operarios. “No estará expuesto a altas temperaturas y al esfuerzo físico que hace para meter leña al conducto. En esto las cosas cambian radicalmente porque el operario va a usar elevadores, manijas y, en un futura etapa, un sistema electrónico”, detalló el metalúrgico.

Tratamiento y secado

Si bien podrá utilizar cualquier tipo de aserrín, existen algunos condicionantes al momento de la carga en los gasificadores. “El control de materia prima será desde el aserradero. Cuando se trate de aserrín que contenga químicos utilizados en el baño de la madera, ese producto no nos sirve porque podrían quedar residuos en combustión. El que va a recolectar aserrín deberá tener ese cuidado”, explicó y añadió que el aserrín requerirá un secado previo. “Es simple: el aserrín se tiene que secar del tres al cuatro por ciento, pero funciona bien con un diez a un doce por ciento de humedad”, señaló. En Brasil existen empresas yerbateras que ya utilizan reactores con aserrín en el proceso de elaboración del producto. Kupski y Bazila afirman que el equipo montado en la Copetegla es similar, pero incorpora sustanciales mejoras.

Kupski aprovechó para destacar la relevancia del apoyo financiero otorgado por el Inym. “La incidencia del aporte del Prasy es importante porque, aunque hace muchos años que está hecha la investigación, el desarrollo del proyecto estaba parado”, fnalizó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE