La Presidenta elogió la política económica aplicada en Misiones

La localidad de Andresito recibio a Cristina Fernández en un histórico acto realizado por la inauguración de la ruta 101. Apuntaló la búsqueda del autoabastecimiento alimentario. Prometió más obras y que analizará la suba del precio de la yerba en góndola.

Cristina destacó el potencial del turismo y aplaudió la política que lleva adelante el Gobierno provincial en busca del autoabastecimiento.

Cristina destacó el potencial del turismo y aplaudió la política que lleva adelante el Gobierno provincial en busca del autoabastecimiento.

Pasaron 30 años desde que llegaron los primeros colonos hasta que ayer la pujante ciudad de Andresito recibió una visita presidencial. La espera valió la pena. La presidenta Cristina Fernández elogió el esfuerzo puesto en la zona de frontera y se comprometió con el gobernador Maurice Closs y el intendente Bruno Beck a aumentar el precio de la yerba mate en góndola una vez que la inflación alcance un equilibrio y se contenga. Aunque no lo dijo en el discurso, es lo que todos en Andresito esperaban escuchar, ya que es el municipio que más produce yerba mate, con 120 millones de kilos de hoja verde por año.

Las palabras de la Presidenta de todas maneras servirán de aliento a los demás productores de la provincia, que ya el lunes habían recibido la noticia del aumento de la tasa móvil que se paga por el precio de los cigarrillos, lo que aumentará el Fondo Especial del Tabaco para Misiones en 120 millones de pesos.

En paralelo, el secretario de Agricultura de la Nación, Carlos Cheppi, le puso paños fríos a la definición del nuevo precio para la yerba mate, que estaría recién en quince días y confirmó que trabaja junto al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para avanzar en una suba del precio en góndola.

También negó que se haya ofrecido como “mediador” en el conflicto suscitado con Corrientes por la ley de envasado en origen de la yerba y defendió la potestad de Misiones de “defender a los agricultores como la mayor productora”. “Confío en que se solucione en un diálogo entre las provincias”, insistió.

El calor de la tarde no aplacó los ánimos de miles de andresiteños y de todo el nordeste misionero que se acercaron a la unión de las rutas 19 y 101 -obra inaugurada ayer y que reclamó una inversión de 355 millones para el asfaltado de todo el corredor ecológico que surca el parque Urugua-í y el nacional Iguazú- que sacarán definitivamente del aislamiento a Andresito, Bernardo de Irigoyen y San Antonio.

La Presidenta llegó en helicóptero y recorrió una feria franca de la que se llevó numerosos obsequios y una felicitación. Un viejo colono le agradeció volver al sistema estatal de jubilaciones. “Era una asignatura pendiente con los jubilados, para proteger sus ahorros y que no dependan de ninguna variable internacional”.

Después, destacó el potencial del turismo y aplaudió la política que lleva adelante el Gobierno provincial que busca el autoabastecimiento en contra de las especulaciones financieras que derrumban el mundo.

“Nadie va a hacer por nosotros lo que nosotros mismos seamos capaces de hacer, aprendamos la lección”, expresó la mandataria.

Emocionada, la jefa de Estado dijo que “siento que estoy asistiendo a algo más que a la inauguración de una ruta muy importante, como la 101. Estamos asistiendo a un acto de soberanía nacional, a un verdadero acto de reconocimiento a los argentinos”.

“Al inaugurar esta ruta turística y ecológica, estamos asistiendo a un acto de reconocimiento a nosotros mismos, que durante tanto tiempo parecía que nos negábamos nuestras propias posibilidades”, reforzó la mandataria.

Acompañaron a la Presidenta en el acto, además del gobernador de Misiones, Maurice Closs; y del el intendente municipal de Comandante Andresito, Bruno Beck; la vicegobernadora de Misiones, Sandra Giménez; el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el ex gobernador de Misiones Carlos Rovira; autoridades nacionales y provinciales, legisladores nacionales y provinciales e invitados especiales.

A tono con la tierra colorada

La Presidenta llegó demorada a Andresito tras encabezar una reunión en Buenos Aires. Desembarcó en Iguazú donde inauguró cuatro escuelas en forma simbólica y después se subió al helicóptero que la trasladó a la zona de frontera, que recorrió por aire.

Ya en tierra, visitó una feria franca instalada a pocos metros del palco principal, mientras el numeroso público la esperaba con cantos y banderas.

Ataviada con un pantalón a tono con la tierra colorada, llegó casi a las 20, cuando el sol ya se escondía.

Recibió como obsequios una orquídea y unos pendientes elaborados con piedras de las minas de Wanda, que se colocó allí mismo para festejo de las mujeres, que compitieron con los hombres en sonoros sapucaís.

En virtud del atraso inicial, los discursos fueron breves, pero sumamente emotivos.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE