Ganó Obama y Estados Unidos tendrá su primer presidente negro

Los medios estadounidenses le otorgan un triunfo histórico con el que pone fin a ocho años de gobierno republicano. Se impuso en los estados del noreste y los sondeos lo dan ganador en el oeste. En el centro y sur votaron mayoritariamente por McCain. Deberá dirigir un país que tiene dos guerras en el extranjero y la mayor crisis económica en más de 70 años.
Barack Obama será el primer presidente negro de los Estados Unidos. Su victoria aún no es oficial, pero las proyecciones de los medios estadounidenses y aún la tendencia que muestra el recuento de votos con concluyentes. Aunque la diferencia en el total de sufragios obtenidos entre el demócrata y su rival republicano John McCain no es demasiado grande, el triunfo es aplastante en cuanto a la cantidad de delegados que logró Obama para la asamblea electoral.

Con las elecciones recién concluidas en los estados del oeste -con la excepción de Alsaka y Hawai-, y con el conteo de votos apenas iniciado en varias circunscripciones, los medios norteamericanos calculan que el demócrata ya tiene asegurados unos 300 delegados; necesitaba 270 para convertirse en presidente.

Su triunfo se construyó de acuerdo a lo que preveían las últimas encuestas. Ganó en los estados del noreste, el norte y el oeste y perdio en los del centro y el sur. En Florida, uno de los estados clave por la cantidad de electores, logró una ajustada victoria. Y otros estados en para los que se preveía un final ajustado muestran un recuento voto a voto, como Indiana y Carolina del Norte.

La victoria de Obama lo catapulta a uno de los puestos de mayor responsabilidad en el mundo, en un momento particularmente difícil. Los ocho años de gobierno republicano de George W. Bush, marcados a fuego desde el inicio por los atentados del 11 de septiembre de 2001, dejaron al país con dos guerras en el extranjero (Irak y Afganistán) y en medio de la mayor crisis financiera desde la década de 1930.

Los comicios de hoy son históricos por múltiples motivos. Principalmente, porque representan la llegada de un hombre de color a la presidencia de los Estados Unidos, un país en el que existió segregación racial hasta mediados del siglo XX. Pero también porque habrían marcado un récord de votantes, con una afluencia de hasta 130 millones de electores (de los 153 millones habilitados). Es decir, cerca del 75% de los ciudadanos con derecho a hacerlo. Ya lo habían hecho en forma anticipada unos 29 millones de votantes en 30 estados.


El interés de los estadounidenses por votar se notó desde temprano. Las largas colas se veían en los primeros estados en abrir (los del este). Más tarde, mientras continuaba la apertura en los demás estados, el interés en sufragar seguía con la misma tendencia, e incluso iba en aumento.

Obama votó por la mañana (argentina). En medio de una gran expectativa, el demócrata se presentó en un colegio de Chicago junto a su mujer, Michelle, y sus dos hijas. Antes de marcar con una cruz su voto, Obama explicó a sus hijas las boletas electorales. Momentos más tarde, su candidato a vice, Joe Biden, votó en Wilmington, Delaware.

Por la tarde (argentina), votó el republicano McCain en Phoenix, Arizona, acompañado por su mujer.

Bien temprano, Obama había logrado su primer triunfo, casi simbólico, en dos pequeñas localidades del estado de New Hampshire, donde persiste la tradición de anunciar el primer conteo en las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Obama derrotó a McCain por 15 sufragios a seis en Dixville Notch, mientras Hart’s Location reportó 17 votos para Obama, 10 para McCain y dos para Ron Paul. Bush se llevó las dos comunidades en sus dos elecciones.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE