Artesanos trasladados al paseo Bossetti están preocupados por las bajas ventas

A casi un mes del traslado de los artesanos desde la plaza 9 de Julio al paseo Bossetti, los artesanos manifiestan su disconformidad con el nuevo lugar porque por allí “no pasa nadie” y sus ventas disminuyeron hasta en un 90 %, aseguraron. Coinciden en que hay que continuar con la campaña de publicidad para que la gente vaya a visitarlos.

Hace un mes los artesanos se trasladaban hasta el Paseo Bossetti, su nuevo lugar después de haber salido de la Plaza 9 de Julio por las remodelaciones que allí se están realizando, con expectativas y esperanzas. Les preocupa la situación, si bien admitenque el nuevo lugar de ventas es cómodo, “vendemos mucho menos”.

En ese contexto, una de las vendedoras, Isabel sostuvo en Radio Libertad 92.5 que “en la plaza 9 de Julio, teníamos la gente al paso, teníamos los hoteles, donde la gente bajaba y nos compraba. En cambio acá, no pasa gente, no hay nadie en todo el día. Las ventas disminuyeron hasta el 98 % y sólo se vende un 2 %. Yo vivo de esto, no tengo sueldo y mi esposo tampoco. No tengo ninguna entrada. Y todos estamos en las mismas condiciones, no hay venta. La publicidad se hizo en parte, pero se tendría que seguir insistiendo con eso y también sabemos que hay que darle tiempo a esas cosas, pero a nosotros eso no nos conforma, porque tenemos que comer todos los días. Yo ya tengo mi casa, y mis gastos fijos, y acá no saco para pagarlos. Si bien siempre la pedaleamos con mi esposo, tenemos los gastos compartidos. En este momento, es él quien está corriendo con los gastos de la casa y con los míos personales también.”

Por su parte, Juan José, otro de los artesanos expresó que “el lugar es muy lindo, agradable, pero no es el mismo negocio y la misma venta que teníamos en la Plaza. Esto es evidente y ya lo sabíamos de antemano. Pero hay que esperar a que la gente se acostumbre a venir, y que acá nosotros hagamos el esfuerzo para mejorar la situación, ya que tiene que ser un esfuerzo compartido. Personalmente, mis ventas disminuyeron en un 70 u 80 %.”

Consultado ante qué cree que hace falta para revertir la situación, el artesano manifestó que “creo que tendrían que seguir con las publicidades, incluirlo en el corredor turístico, mas propaganda por radio y televisión, y buscar la mecánica para la gente venga. No se si eso corre por cuenta de Cultura o por la nuestra. Tal vez haya que traer algún atractivo y la otra posibilidad que estábamos pensando era que cada uno de nosotros ponga un artículo de lo que produce y cuando los clientes vengan, se les entregue un número, y a fin de mes se sortea una especie de “canasta” con cada uno de nuestros productos, para incentivar a la gente a que venga”.

En tanto, otro artesano manifestó que “es lamentable pero es así. Las ventas disminuyeron en un 80 o 90 % porque la gente no circula por este lugar. No estamos acorde a los que nos habían prometido de alguna manera, eso de estar mejor. Hoy por hoy necesitamos el fluido de las personas para vivir dignamente de lo que trabajamos. Y hay un buen porcentaje de compañeros que vive de esto.”

El artesano continuó diciendo que para reactivar las ventas “el Municipio tiene que hacer publicidad. Que haga propagandas en la televisión estatal, en radios, en hoteles para los turistas, porque necesitamos de ellos. Antes, había personas que pasaban por la Plaza para pagar un impuesto, miraban y se llevaban algo, pero ahora eso no lo tenemos. Son 100 personas que circulan en todo el día en este lugar, no más de eso, y para comprobarlo solo hace falta que observen una o dos horas”.

“Necesito pagar el alquiler, la luz, el agua, comer, y lo quiero hacer con mi trabajo/”negrita

Así expresó otra artesana, Karina Rolón. Manifestó con inquietud que junto a su esposo realizan artesanías de madera, y no ganan para reponer el material y realizar nuevas obras.

Acusó de “injustos e insensibles” a las autoridades del área de cultura municipal, al no dejarles expresar el repudio a “una miserable bolsa de mercadería con la cual quieren tranzar mi arte y la nula venta que hay”.

La artesana cuestionó las amenazas de inspectores como “el señor Hugo López, diciéndome que vendría con la policía, también que Cultura seguirá en esta postura sin hacer nada por nosotros, buscando cansarnos y relegarnos a luares c omo el final del puente de la Placita”.

Karina Rolón dice que “nos hacen sentir indignos del trabajo, lo hacemos con nuestras propias manos y con la creatividad que Dios nos dio, quieren transformaron toda nuestra forma de vida al arrancarnos de la plaza 9 de Julio, nos convirtieron en nómades, buscando un lugar donde haya gente y a la vez perseguidos por los inspectores municipales”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE