Empresarios forestales del NEA piden reducir la carga impositiva

El gerente de la Región NEA de la Asociación Forestal Argentina (AFOA), Eduardo Saiz, aseveró que «más que una alerta en el sector forestal, hay una tormenta. La situación está muy complicada, máxime que la actividad del sector foresto-industrial se ha visto frenada desde hace varios meses atrás y ahora esto se agrava con el paro estacional que registra la actividad en los meses de verano».

Además, Saiz manifestó que el estado debe intervenir de manera inmediata para atender esta crítica situación. «En este momento, el Gobierno debe tomar conciencia, la actividad foresto-industrial tiene fundamental importancia en la economía», manifestó el referente de AFOA. Pidió, por tanto, medidas para evitar el «parate» con la consecuente cesación de la mano de obra, con despidos o suspensiones, como así también una baja en la actividad que redundará en un perjuicio para la recaudación del Gobierno.

Consideró que los estados provinciales deben trabajar en forma conjunta con las cámaras del sector como Amayadap y Apicofom, acercando soluciones más allá de las que se estén solicitando, como la plateada ayer por las cámaras en la que se solicitó «la suspensión en el pago de las cargas sociales por un año».

«Se necesita una moratoria impositiva, una merma o la eliminación de determinados impuestos que distorsionan la actividad, estas medidas se hacen fundamentalmente necesarias», afirmó el representante de AFOA a argentinaforestal.com.

Saiz dijo que si bien el rubro industrial es el directa e inmediatamente perjudicado, también el productor primario se perjudica porque la industria, sea celulosa, de aserraderos o de tableros, vieron fuertemente mermada la demanda de madera, lo que genera una cadena de impactos.

Este escenario «se ve en el resto de las actividades que están indirectamente relacionadas con el sector forestal y foresto-industrial, como es merma en la venta de combustible, gran caída en las ventas en los supermercados, en las proveedurías de alimentos y otro elementos para la actividad», relató.

Remarcó el hecho de que muchos sectores de la economía se encuentren en dificultades y traten de paliar la situación con medidas a través de las generadas por el Gobierno nacional. Pero consideró que ninguna actividad se encuentra en un momento de tanta crisis como la maderera. «Si tenemos en cuenta la ayuda que brindó el Gobierno de la Nación en otras áreas, como ser provincias afectadas por sequía u otros factores climáticos, entonces no es descabellado el decir o solicitar el aporte del Gobierno, tanto provincial como nacional». Saiz sostuvo sobre la Tasa Forestal, aplicada a la madera que ingresa de Corrientes, que «siempre una tasa se cobra contra prestación de servicio, pero cabe preguntarse qué servicio brinda la provincia de Misiones a la provincia de Corrientes para cobrar esa tasa».

Por último, el directivo recordó que en Misiones el sector tiene una entidad que es el Foro Forestal del NEA que nuclea las diversas cámaras que agrupan a los actores del sector forestal. «Desde ese ámbito, acompañan a las cámaras y realizan los petitorios del sector, en este caso de Amayadap y Apicofom», dijo.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE