Polémica por declaraciones de Piña sobre las represas

El ex docente e investigador, Carlos Andrés Ortíz, cuestionó las declaraciones del ex obispo Joaquín Piña sobre la construcción de represas en suelo misionero.

“Corpus no es una necesidad para la Provincia, sino supuestamente para la Nación. Las necesidades de la Provincia se pueden satisfacer, como ya he dicho, de otras formas. Y no se trata de que seamos insolidarios con otros que precisan de más energía; pero tampoco es el caso de que nosotros, que somos una de las provincias más pequeñas, tengamos que sacrificar muchas hectáreas de tierra fértil, y cargar con las consecuencias del deterioro ambiental para dar energía a otros que, tal vez, podrían solucionar su problema de otra forma”, había manifestado el prelado.

En respuesta a estas declaraciones, el especialista en Gestión de Producción y Ambiente y cursante de la Maestría en Gestión de la Energía, Carlos Ortíz, dijo que “un principio de elemental prudencia indica no opinar -menos públicamente- sobre lo que no se sabe o se sabe muy poco”.

“Sería el caso de opinar sobre cuestiones teológicas, para lo cual no alcanza con ser hombre de Fe, pues se debe tener conocimientos profundos, por lo que emitir dichas opiniones debe ser privativo de teólogos, filósofos, curas, pastores y rabinos; respetando desde ya los diversas religiones”, polemizó Ortíz.

“También es elemental oir las dos campanas y evaluarlas a conciencia antes de emitir opinión, más aún si el opinante se trata de un obispo volcado a la política, como Monseñor Piña”, disparó.

“Siendo ya un homo políticus -continuó Ortíz- se supone que Piña lee mucho, sobre todo respecto a los temas que opina, sin embargo parece no haber leído las claras fundamentaciones de mis numerosos artículos que se difunden en diversos medios de comunicación; inclusive uno relativamente reciente en el cual refuté con datos concretos su erróneo concepto respecto a la importancia de la energía solar en España. Es poco creíble que no lea; más siendo un obispo emérito que tiene mucho tiempo”.

“No se priva de una ironía al afirmar que no es científico ni contador para opinar sobre estos temas. Si no es científico ni entendido, es cuanto menos muy osado al opinar tan suelto de cuerpo sobre temas que no solo evidencia no saber, sino que además rechaza a priori los fundamentos contrarios a sus creencias de claro sesgo dogmático. Los dogmas son aceptados en las religiones, pero son perversamente negativos en las ciencias”, enfatizó Ortíz.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE