Las orquídeas atraen a los visitantes en la Zona Norte

Los orquidearios de Montecarlo son los espacios elegidos de los que optan por veranear en Misiones en esta temporada. La flor, con más de 35 mil especies conocidas en el mundo, insume el tiempo de los «apasionados».

Sin dudas Montecarlo se erige como uno de los destinos elegidos en esta temporada de vacaciones en la provincia, donde las orquídeas tienen un papel preponderante. Ya sea de paso o para disfrutar de una de las maravillas de la naturaleza, los turistas y veraneantes llegan hasta los invernaderos de la zona para conocer más acerca de esta cautivante flor que tiene más de 35 mil especies reconocidas en el mundo.

Rita Franke, propietaria de uno de los invernaderos más conocidos de la localidad del norte misionero contó con orgullo que su «pasión desde hace más de 40 años» se ha puesto en boga en esta temporada.

La mujer, quien además es miembro de la comisión directiva de la Federación de Orquidiófilos de la República Argentina (Fora), detalló en diálogo con Misiones On Line las horas que le dedica a la actividad.

«Estamos muy contentos porque a pesar de que no es la época de floración en estos meses se está acercando mucha gente que busca conocer más sobre esta maravilla. Así recibimos tanto visitantes de la Argentina como de todo el mundo que, aprovechando su paso por las Cataratas, llega con mucho entusiasmo hasta nuestros invernaderos», agregó.

Rita, junto a toda su familia, es una estudiosa de las orquídeas y gracias a ello logró híbridos de especies nativas con otras traídas desde Alemania.

La colección que le pertenece es el producto de más de 40 años de trabajo y cotidiana dedicación.

«El proceso de desarrollo de una planta es complejo y como mínimo lleva desde la semilla hasta la planta rustificada, unos cuatro o cinco años. En el caso de los híbridos se realiza el proceso de polinización a través de cápsulas esterilizadas que llevan un tiempo de maduración hasta el traslado en macetas comunitarias», indicó.

Una vez allí debe controlarse la humedad y se le aplican vitaminas para protegerlas de los hongos que muchas veces pueden acabar con el cultivo. Luego se las mantiene en un laboratorio tipo invernadero con control diario y una vez que están fuertes se las individualiza como se las conoce comercialmente.

El precio de las plantas varía según la especie pero para los que deseen adornar su jardín con estas maravillas se ofrecen ejemplares a partir de los ocho pesos, a lo que Rita suma una instructiva charla de cómo mantenerlas.

«Asesoramos a los que quieran dedicarse a las orquídeas», agregó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE