Repercusiones en el mundo de las diferencias entre Martorell y Piña

El diario «Tiempos del Mundo» tituló en su web «Denuncia de un obispo contra otro». También se hicieron eco Clarín, Infobae, La Nación y varias agencias.

Joaquín Piña y Marcelo Martorell.

Joaquín Piña y Marcelo Martorell.

Fuentes del Episcopado argentino están muy preocupadas por la disputa pública entre los Obispos Marcelo Martorell y Joaquín Piña, dice valoresreligiosos.com.

Martorell actual obispo de Puerto Iguazú, acuso a su antecesor, Joaquín Piña, por manejo irregular de fondos de Cáritas y la Pastoral Social. El primero denunció un «desfalco descomunal» por parte de colaboradores del obispo Piña, a quienes acusó de «malversar fondos para hacer política en la última campaña electoral».

La carta de Martorell al Episcopado mereció una respuesta de Piña donde señala que el primero «quiere destruir todo lo que se había hecho en los últimos 20 años hasta ahora». Dice que la diócesis se encamina a ser «en vez de la Iglesia de los pobres, la Iglesia de los ricos, con escandalosas alianzas con el poder político y económico».

El obispo emérito Piña encabezó en octubre de 2006 un frente electoral cuyo propósito fue enfrentar en un plebiscito el intento por imponer la reelección ilimitada del gobernador Carlos Rovira. La Iglesia aceptó la situación por que no era lucha partidaria. (Tiempos del Mundo)

———————-

Y poco después tituló: Obispo argentino acusa a sucesor de subordinar la Iglesia a los ricos

El obispo emérito Joaquín Piña acusó al actual titular de la diócesis de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, de querer subordinar la Iglesia a los intereses de los ricos.

El litigio se desató luego que Martorell acusara al entorno de Piña de «malversar fondos para hacer política en la última campaña electoral», y en la que Piña se presentó como candidato a la constituyente provincial.

Pero el obispo emérito respondió señalando que esa es «una grave calumnia de quien quiere subordinar a nuestra Iglesia, siempre atenta a las necesidades de los pobres, a los intereses de ricos y poderosos».

«Es absolutamente falso; su informe refleja inquina de este señor que vino a destruir todo el trabajo que hicimos en los últimos 20 años y que la comunidad católica del Alto Paraná conoce muy bien», remató. (Tiempos del Mundo)

———————

Infobae tituló: Acusan al obispo Piña por un «descomunal desfalco»

La denuncia fue realizada por su sucesor en la diócesis de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell. Envió una carta a la Conferencia Episcopal en la que apunta a ex colaboradores de su antecesor por desviar fondos para una campaña electoral

Se trata del período previo a las elecciones par elegir convencionales constituyentes que se realizó a fines del año pasado en Misiones y en la que el obispo emérito resultó triunfador.

Pero ahora se vio envuelto en un escándalo que estalló en las últimas horas en la Iglesia misionera luego de que el actual titular de la diócesis de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, enviara una carta a los presidentes de las comisiones Episcopales de Pastoral Social y Cáritas en la que acusó al ex prelado de «malversar fondos para hacer política en la campaña electoral» tendiente a reformar la constitución provincial.

«Queridos hermanos en el Episcopado: estamos frente a un desfalco descomunal y un robo de dinero de los pobres, de las limosnas de la gente, que no nos está permitido dilapidar, descuidar y, mucho menos, que se lo robe, como aquí sucedió y sigue sucediendo», señala Martorell en la misiva publicada por el portal Misionesonline.com.ar y confirmado por fuentes eclesiásticas.

La respuesta de Piña no se hizo esperar y de inmediato envió otra carta a Jorge Casaretto y Fernando Bargalló, titulares de la Pastoral Social y de Cáritas. En ella, el obispo emérito defiende a sus antiguos colaboradores a la vez que acusa a Martorell de venir a «destruir todo lo que se había hecho en los últimos 20 años hasta ahora».

Como se recordará, Piña encabezó en octubre de 2006 una cruzada contra la reelección eterna que intentó imponer el gobernador Carlos Rovira.

Martorell acusa por el desfalco, entre otros, a quien fuera titular de la Pastoral Social, el laico Carlos Di Marco, y que en la última elección fue candidato a vicegobernador del Frente para la Dignidad. A su vez colocó en el banquillo de los acusados a la directora de la Escuela de ciudadanía Inés Mondo; y a los diáconos y feligreses Enzo Ortt, Gerardo Segovia y Raúl Gorriti, todos vinculados a la gestión de Piña. (Infobae)

———–

Clarín tituló: El obispo de Iguazú acusó a monseñor Piña de un «desfalco descomunal»

Marcelo Martorell, cercano a Yabrán, lo reemplazó en esa diócesis en 2006.

Un escándalo de proporciones estalló en las últimas horas en la Iglesia misionera, luego de que trascendiera que el obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, denunció ante las autoridades de la Conferencia Episcopal que ex colaboradores de su antecesor, monseñor Joaquín Piña, desviaron fondos de la Pastoral Social y la Cáritas diocesana, aparentemente para la campaña con vistas a las elecciones de constituyentes realizadas en 2006 en la provincia. Y, en general, de malversar fondos para la ayuda social, supuestamente para provecho personal.

«Queridos hermanos en el Episcopado: estamos frente a un desfalco descomunal y un robo de dinero de los pobres, de las limosnas de la gente, que no nos está permitido dilapidar, descuidar y, mucho menos, que se lo robe, como aquí sucedió y sigue sucediendo», dice Martorell en una carta enviada a los presidentes de la Pastoral Social nacional, el obispo Jorge Casaretto, y de Cáritas Argentina, monseñor Fernando Bargalló. El texto fue publicado ayer por Misiones On Line y confirmado por fuentes eclesiásticas.

La denuncia de Martorell suscitó un enérgico descargo de Piña a través de otra carta a Casaretto y Bargalló publicada en las últimas horas en el portal de la ONG Misiones Movimiento Social. Allí, Piña defiende a sus antiguos colaboradores. A la vez que acusa a Martorell de venir a «destruir todo lo que se había hecho en los últimos 20 años hasta ahora». Más aún: dice que la diócesis se encamina a ser «en vez de la Iglesia de los pobres, la Iglesia de los ricos, con escandalosas alianzas con el poder político y económico».

Clarín confirmó que las cartas fueron analizadas en la reciente reunión de la cúpula del Episcopado, que sesionó en esta capital bajo la presidencia del cardenal Jorge Bergoglio, y suscitaron gran preocupación. Piña encabezó con éxito en 2006 una lista de constituyentes que se oponía al intento del gobernador Carlos Rovira, para que se habilitara la reelección indefinida. Como Piña había llegado entonces a los 75 años -la edad de retirarse- el Vaticano lo reemplazó por Martorell, en su momento hombre de confianza del empresario postal Alfredo Yabrán.

En su carta, Martorell acusa por el desfalco, entre otros, a quien fuera titular de la Pastoral Social, el laico Carlos Di Marco, quien terminó siendo este año candidato a vicegobernador del Frente para la Dignidad, que llevó como gobernador al camionero Adolfo Velásquez. También acusa a De Marco y a otros dirigentes, como la hermana Marta Helguera, de oponerse a su designación, tomar a la Iglesia como «una mera fuente de trabajo y de esparcir una ideología que dista mucho de lo bíblico».

Con respecto a su acusación de que se usaron fondos de Cáritas para la campaña de 2006, Martorell afirma que incluso se contrajeron deudas que «no se han pagado y hoy nos reclaman». Afirma que De Marco utilizó incluso fondos de ayuda social del exterior y que se comprobó sobre facturación de precios de los proveedores, superposición de listas de beneficiarios de la ayuda y acumulación de honorarios en las mismas personas por la participación en los planes sociales. Piña consideró las denuncias como «una grave calumnia» contra personas honorables. (Clarín)

—————————

El diario La Capital de Córdoba publicó ayer:

Iguazú: obispo denunció presunto «desfalco descomunal» de colaboradores de Piña

Posadas.- El obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, denunció ante el Episcopado un presunto «desfalco descomunal» en el manejo de fondos de la Pastoral Social y de Cáritas de esa diócesis, que habrían cometido colaboradores del obispo emérito Joaquín Piña, aparentemente para financiar campañas políticas.

Martorell hizo esa revelación en una extensa nota que presentó ante los obispos Jorge Casaretto y Fernado Bargalló, de la Comisión de Pastoral Social y de Cáritas del Episcopado, respectivamente, tras una auditoria que se realizó en el primer año de su gestión.

La nota fue difundida por allegados al obispo de Puerto Iguazú y publicada hoy por el diario Misiones On Line.

En tanto, el obispo emérito Joaquín Piña se mostró sorprendido por la denuncia de Martorell y advirtió que «no me explico cómo el obispo de Iguazú puede creer eso», al considerar que las acusaciones son «muy graves contra personas que tendrían que hacer la denuncia por calumnias».

Al mismo tiempo pidió que le «prueben que un sólo peso fue a parar a la campaña política», para la elección constituyente provincial de octubre de 2006, cuando él mismo encabezó una lista opositora al entonces gobernador Carlos Rovira y evitó así que este consiguiera una segunda reelección.

En el escrito dirigido al Episcopado, el obispo denunciante sostuvo que «estamos frente a un desfalco descomunal y un robo del dinero de los pobres, de las limosnas de la gente, que no nos está permitido dilapidar, descuidar y mucho menos que se lo robe, como aquí ha sucedido y sigue sucediendo».

Martorell reemplazó a Piña a mediados de 2006, cuando este se retiró del cargo por haber cumplido los 75 años.

El obispo mencionó en su denuncia al ex titular de la Pastoral Social de Iguazú, el laico Carlos Di Marco, quien integró la fórmula del Frente Unidos por la Dignidad (FUD) como candidato a vicegobernador por la fórmula que el pasado 28 de octubre encabezó el gremialista Adolfo Velázquez.

Asimismo, el titular de la diócesis del norte de Misiones expresó sus quejas por la actitud de ex integrantes de la Pastoral Social que se opondrían a su designación y citó entre estos a nueve personas, entre los que se encuentra Di Marco y también la religiosa Adela Helguera.

Martorell definió a esas personas como quienes «han tomado a las instituciones de la Iglesia como mera fuente de trabajo y lugar donde fácilmente puedan introducirse en las comunidades para comunicar y esparcir su ideología, que dista mucho de lo bíblico».

Puntualizó el obispo en su nota al Episcopado que los integrantes del grupo que colaboró con Piña «han transformado las escuelas de ciudadanía en comités políticos, desde donde ideologizan a la gente con mensajes erróneos y haciéndolos pasar por el mensaje de la Iglesia, usando los dineros e infraestructura de la misma».

En el detalle de las supuestas irregularidades, Martorell incluyó fondos de Cáritas que se habrían utilizado en la campaña contra la reforma constitucional el año pasado, además de deudas que presuntamente contraídas y que «no se han pagado y hoy nos reclaman», como facturas por folletería y combustibles.

También mencionó la presunta utilización por parte del ex titular de la Pastoral Social local de «4.200 euros de la cuenta que llega como ayuda social desde Alemania, que estaba destinada a proyectos de ayuda directa a los más necesitados, a la publicación del periódico diocesano y al mantenimiento de Cáritas y la Pastoral Social y para siete merenderos que se prestan en la zona de Eldorado», también en Misiones.

Por último mencionó, con respecto a un programa nacional de provisión de leche, que se habría comprobado una «doble facturación haciendo figurar en el número de beneficiarios los que están cubiertos con la ayuda de Alemania; el número dibujado de la cantidad de beneficiarios», entre otras cuestiones.(DyN)

—————————–

El Comercio On Line de Buenos Aires publicó:

Denuncian al obispo Piña por manejo irregular de fondos

El obispo emérito Joquín Piña salió al cruce ayer de una severa acusación formulada por el actual titular de la diócesis de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, que en una carta enviada a los presidentes de las comisiones Episcopales de Pastoral Social y Cáritas acusó a colaboradores del ex prelado de «malversar fondos para hacer política en la última campaña electoral».

«Es absolutamente falso; su informe refleja inquina de este señor [Martorell] que vino a destruir todo el trabajo que hicimos en los últimos 20 años y que la comunidad católica del Alto Paraná conoce muy bien», manifestó Piña. Como se recordará, el jesuita encabezó en octubre del año pasado un frente electoral que puso freno al intento por imponer la reelección ilimitada del gobernador Carlos Rovira.

En un medio periodístico de Iguazú, Martorell -que se reivindica como amigo de Alfredo Yabrán-, habría sostenido que el dinero de la Iglesia se desvió para hacer campaña política y mencionó los nombres de Carlos Di Marco, ex titular de Cáritas y de la Pastoral Social, y ex candidato a vicegobernador en los comicios del 29 de octubre último, a la directora de la Escuela de Ciudadanía, Inés Mondo, a los diáconos y feligreses Enzo Ortt, Gerardo Segovia y Raúl Gorriti, entre otros, todos vinculados con la gestión de Piña.

Pero Piña insiste en que las acusaciones de Martorell son «una grave calumnia de quien quiere subordinar a nuestra Iglesia, siempre atenta a las necesidades de los pobres, a los intereses de ricos y poderosos».

——————-

El diario La Nación tituló:

Denuncian al obispo Piña por manejo irregular de fondos

Lo acusó su sucesor, Marcelo Martorell

POSADAS.- El obispo emérito Joquín Piña salió al cruce ayer de una severa acusación formulada por el actual titular de la diócesis de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, que en una carta enviada a los presidentes de las comisiones Episcopales de Pastoral Social y Cáritas acusó a colaboradores del ex prelado de «malversar fondos para hacer política en la última campaña electoral».

«Es absolutamente falso; su informe refleja inquina de este señor [Martorell] que vino a destruir todo el trabajo que hicimos en los últimos 20 años y que la comunidad católica del Alto Paraná conoce muy bien», manifestó Piña. Como se recordará, el jesuita encabezó en octubre del año pasado un frente electoral que puso freno al intento por imponer la reelección ilimitada del gobernador Carlos Rovira.

En un medio periodístico de Iguazú, Martorell -que se reivindica como amigo de Alfredo Yabrán-, habría sostenido que el dinero de la Iglesia se desvió para hacer campaña política y mencionó los nombres de Carlos Di Marco, ex titular de Cáritas y de la Pastoral Social, y ex candidato a vicegobernador en los comicios del 29 de octubre último, a la directora de la Escuela de Ciudadanía, Inés Mondo, a los diáconos y feligreses Enzo Ortt, Gerardo Segovia y Raúl Gorriti, entre otros, todos vinculados con la gestión de Piña.

Pero Piña insiste en que las acusaciones de Martorell son «una grave calumnia de quien quiere subordinar a nuestra Iglesia, siempre atenta a las necesidades de los pobres, a los intereses de ricos y poderosos».

El informe de Martorell habría sido enviado sin firma a las parroquias de la diócesis. Allí se denuncia un «desfalco descomunal» en la Pastoral Social y en Cáritas Iguazú, e irregularidades en el manejo de fondos a quienes hasta hace poco estuvieron al frente de ambos organismos y fueron desplazados por disposición del nuevo prelado.

Desde que se creó, en 1984, la Diócesis de Puerto Iguazú, que se sumó así a la de Posadas, nunca había ocurrido en el seno del catolicismo misionero un enfrentamiento tan virulento como el que protagonizan en estas horas los obispos Piña (que se jubiló el año pasado) y su sucesor, Martorell, con la obvia repercusión en los medios de prensa locales y nacionales.

—————————



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE