Guido Barreyro: “Creen que puedo ser el nuevo Nedved”

En su primer año en el fútbol checo, el misionero ya se proyecta para ser la nueva estrella del equipo en poco tiempo, como también fueron entre otros: Tomaz Rosisky y Peter Cech.

Futura estrella. Guido Barreyro es la apuesta a futuro del Sparta Praga.

Futura estrella. Guido Barreyro es la apuesta a futuro del Sparta Praga.

Todo pasó muy rápido para Guido Barreyro que hace un año se consagraba campeón con Guaraní en la Liga Posadeña y trataba de ganarse un lugar en el equipo que milita en el Argentino “B”. Hoy con 19 años milita en el Sparta Praga, uno de los equipos más importantes de la República Checa. Para los dirigentes, Guido es la apuesta del club a futuro, convencidos en que se convertirá en poco tiempo en el nuevo crack de la institución como lo fueron Pavel Nedved, Tomaz Rosisky, Jan Koller y Peter Cech, jugadores hoy reconocidos mundialmente.

Guido desde principios de este año está viviendo en Praga y por estos días regresó a Posadas a pasar sus vacaciones, oportunidad en que contó su experiencia de su primer año al viejo continente. “Al comienzo fue muy duro, aprender el idioma, las costumbres, ellos son muy cerrados, extrañaba, era la primera vez que me iba tan lejos; y hasta mitad de año no avancé mucho, mi cabeza estaba en otro lado, me quería volver. Sentí mucha indiferencia, me costó demasiado entrar en el grupo, recién ahora estoy entrando”, declaró.

“Muchas veces, pensé en volverme, pero mi mamá siempre me ayudó, mi representante también; y hoy les agradezco porque estoy bien, me acostumbré, tengo amigos, soy uno de los goleadores del equipo, y estoy a un paso de la Primera (ya entrenó un par de veces). Si Dios quiere ahora en enero ya me pasarían al primer equipo”.

Recuerda además que cuando, “volví en junio no jugaba, empecé a entrenar duro, era el quinto delantero y ahora terminé siendo el titular”.

Barreyro, que mide 1,98 metros se desempeña en la reserva del equipo y en lo que va del campeonato se despachó con 6 goles en 15 partidos.

Nace una estrella

Ya con más confianza y a base de goles, Guido se ganó un puesto en el equipo, algo que dejó también muy satisfechos a los máximos dirigentes que apuestan a que el misionero en muy poco tiempo se transformará en el nuevo emblema del conjunto checo. “Cuando estaba mal, vino el dueño del equipo y el presidente a decirme que ellos confían mucho en mí, que soy apuesta a futuro, que puedo llegar a ser una figura como lo fueron Jan Koller, Pavel Nedved o Rosisky. Eso me motivó muchísimo” y agregó, “hasta me pusieron un personal trainer”.

El fútbol allá es “muy fuerte, tácticamente son muy ordenados, demasiado ya, son como robots. Y hay jugadores que tienen condiciones técnicas, pero están acostumbrados a ser tan prolijos y sólo cumplen lo que le dice el técnico. Yo trato de hacer cosas distintas y mi entrenador dice que tengo la técnica natural y eso me diferencia del resto”.

Sobre el buen momento por el que atraviesa ahora, Guido le agradece mucho a su entrenador, Jan Kmoch porque “me trató como una basura, me hizo trabajar demasiado. Sabe como son los argentinos, me decía que era el peor delantero que tenía y en el último entrenamiento dijo que soy el mejor delantero que tenía, lo hacía para que no me relajará, él dice que en poco tiempo se va hablar mucho de mí”.

También contó como fue su primer entrenamiento con el equipo de primera división: “Estuve muy nervioso, ellos estaban jugando la Copa UEFA. Y pasar de jugar un Argentino “B” a entrenar allá fue una sensación muy linda”.

Barreyro es el segundo argentino que llega al equipo checo, anteriormente estuvo Leandro Lázaro, quien actualmente se desempeña en Tigre de Victoria.

Lo que viene

A días para el comienzo de un nuevo año, Guido ya se planteó los objetivos a corto y largo plazo. Lo primero será “jugar en Primera y meter algún partido en la Champions o Copa UEFA”.

Mientras que el gran objetivo a largo plazo es jugar en la Selección y estoy trabajando para eso”.

Sin dudas la carrera de Guido va a una velocidad impresionante con sólo mencionar que a los 13 años recién empezó a jugar al fútbol en el Racing Club, del cual recuerda: “Empecé con Tedy Duarte, no sabía nada y él era un loco que decía que yo jugaba bien. Le agradezco mucho a él es muy buena persona”.

Ahora habrá que esperar que deparará el 2008 para Guido que al paso que va seguramente dentro de muy poco tiempo el mundo del fútbol hablará de él.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE