Triple Frontera: Brasil blindó militarmente sus fronteras con Argentina y Paraguay

Las prácticas comenzaron el viernes y van hasta el 3 de diciembre. Tienen el objetivo de combatir los ilícitos que ocurren en las regiones fronterizas como Foz de Yguazú. Con más de 3.000 militares, en Brasil comenzó ayer el operativo “Frontera Sur 2007”, que involucra a funcionarios de la Receita Federal, policías y secretarías de seguridad de varios estados, “blindando” sus fronteras con Argentina y Paraguay en la Triple Frontera, y además con Uruguay. Según informaron a medios de comunicación brasileños desde el Comando Militar del Sur (CMS) del Brasil, el operativo Frontera Sur es un ejercicio con tropas de esa división y tiene como objetivo integrar al Ejército de ese país con los organismos del Estado en las áreas de seguridad pública y fiscalización para el combate de ilícitos que ocurren en las fronteras entre Brasil y Uruguay, Brasil y Argentina y Brasil y Paraguay.

El Comando Militar del Sur opera desde ayer junto con la Receita Federal, la Policía Federal, la Policía Rodoviaria Federal, las secretarías de seguridad de los estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande Del Sur, a través de las policías Militar y Civil, Ibama, la Agencia Brasileña de Inteligencia, el Quinto Distrito Naval y el Quinto Comando Aéreo Regional.

Del operativo participan unos 3.200 militares del ejército brasileño. Las tropas son de la Tercera División del Ejército, la Quinta Región Militar, Quinta División del Ejército y la Sexta División del Ejército. Desde el viernes trabajan en 89 puestos de localidades existentes desde Guaíra, Paraná, hasta Chuí, Río Grande del Sur.

El Comandante Militar del Sur y Comandante del operativo Frontera Sur, general de ejército José Elito Carvalho Siqueira, destacó a los medios brasileños que en las fronteras de la región sur y oeste del Brasil están realizando en simultáneo los operativos Frontera Sur y Candado. Este último operativo es ejecutado por el Comando Militar del Oeste.

En la región sur del Brasil, según Carvalho, serán fiscalizados 1.923 kilómetros de tierra, mientras en el área oeste serán 2.300 kilómetros, con operativos diurnos y nocturnos de las tropas del ejército en las ciudades.

Los pelotones actúan en puestos de seguridad estáticos y móviles, compuestos por una guarnición de militares del ejército acampada en un determinado local, en cuyo interior hay un puesto fiscalizador con policías federales, estaduales, fiscales de Hacienda, ambientales, federales o estaduales. El punto citado es delimitado y reconocido para fines legales como “área militar”.

De esta manera, a través de este “ejercicio”, el Brasil mantendrá militarizada toda su frontera durante cuatro días, o sea, hasta el 3 de diciembre.

Prácticas de rescate

La semana pasada se desarrolló un operativo militar de rescate de brasileños en caso de inestabilidad social en Paraguay y Bolivia. Sin embargo, el gobierno de ese país informó a través de un comunicado de prensa que fue una práctica militar de rutina, que forma parte del adiestramiento de sus fuerzas militares denominada “Pantanal”, que se inició en octubre pasado en Mato Grosso do Sul, y que se realizó por disposición del presidente brasileño.

Según información proveniente del vecino país, existen 10 mil familias brasileñas viviendo en Bolivia y 200 mil brasileños que están radicados en Paraguay, los llamados “brasiguayos”. El gobierno brasileño había emitido un comunicado a través del cual asegura que el despliegue militar realizado el pasado mes de octubre en la frontera paraguayo-brasileña correspondía exclusivamente a operaciones regulares y previamente programadas, y que de manera alguna debe ser relacionado con situaciones de inminente conflicto.

(www.lanacion.com.py)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE