Denuncian que buscan desprestigiar los controles de Ecología en Yabotí

El coordinador del área de Manejo Integral de la reserva Biosfera, del Ministerio de Ecología, Diego Ciarmello dijo que las denuncias de depredación en la reserva Yabotí constituyen una campaña de desprestigio contra los controles que hacen desde Ecología, y que estaría financiada por los dueños de la empresa «Harriet». Deslizó que hay una gran puja económica y acusan a Misiones de que no cuida las tierras. Pide presencia de las empresas en las tierras en cuestión. El coordinador área técnica Yabotí Diego Ciarmello comentó en Radio Libertad de Posadas, que la Colonia Pepirí tiene más de 50 años de existencia, nació a partir de dos empresas que se instalaron en el sector, que eran «Harriet» y «Moconá». Ambas se retiraron en 1978, y la gente quedó ahí conformando la colonia conocida como Pepirí.

Años más tarde las empresas regresan a esas tierras y encuentran la colonia constituida. Moconá S.A. inicia un proceso de donación de tierras en la colonia, y llegó a donar a unas 20 familias algo más de mil hectáreas. La otra empresa hizo algunos intentos al respecto, el comité de gestión ofreció un espacio, pero no prosperó.

Aseguró que la colonia representa un punto muy pequeño dentro de las 223 mil hectáreas que tiene Yabotí.

«La colonia no es un espacio de brasileños delincuentes, tiene personas que realizan actividades delictivas como en toda sociedad, pero en su mayoría tienen buenas intenciones», expresó Giarmelo.

Extracción

La explotación de Yabotí, en base a cánones internacionales, se establece la extracción forestal por leyes vigentes, se avanza hacia un modelo sustentable. Y que la cuantificación de daños se da por la extracción abusiva.

El funcionario expresó que Pepirí es una colonia escenciera, se trabaja con citronela, aunque dijo que no desconocían que cinco o seis familias han plantado tabaco últimamente. «Los campesinos de la colonia que hoy están plantado tabaco han pedido permiso a la Cooperativa Tabacalera. Ahora hay que ver que el tabaco vaya suplantándose por una actividad amigable con la naturaleza, con la voluntad política que hoy ya está instaurada», indicó.

Presencia

El coordinador del Área Técnica Yabotí Diego Giarmelo consideró de suma importancia la presencia de la empresa en las tierras de la biosfera para evitar infracciones como la intrusión.

Cuestionó que la empresa Harried tiene más de 10 mil hectáreas, y que no se denuncian delitos contra la propiedad.

Comentó que en la actualidad la cartera ecológica trabaja en la fiscalización, «se critica una situación sobre la reserva de Biosfera que es grande, y enfatizan sobre el sector de la colonia, que es muy pequeño. Pero los controles desde el ministerio de Ecología existen», puntualizó. Alegó que cuando el Estado no estaba presente en esa zona las empresas accionaban de la forma que querían.

«Nosotros asumimos ese rol de fiscalizar, aunque no como rol primario, no es nuestra labor principal», subrayó.

Dijo que brasileros que están incurriendo en un delito «contra la propiedad, no lo desconocemos, pero amerita a que la empresa accione judicialmente contra ellos, no contra la colonia. Estamos por sobre los intereses de una empresa». Agregó que «ellos tendrían que tener cuidadores en cada uno de los lotes. No deben delegar en el Estado esa responsabilidad, es una cuestión privada».

Indicó que debería haber un cuidador por lote, hay lotes de mil hectáreas como de hasta 5 mil hectáreas, y que la presencia de la empresa va a generar mano de obra, posicionamiento, entre otras cosas.

Recordó que cuando hace unos años atrás hubo una situación conflictiva en territorio guaraní, Harried fue la empresa en cuestión, es decir, «no estamos hablando de la mejor, de la que mejores relaciones sociales tenga con su entorno», puntualizó.