La Policía recordará hoy al «sargento Chaque Ché» en Aristóbulo del Valle

Hoy jueves, a partir de las 18, la familia policial homenajeará al sargento Eduardo Ramírez más conocido como «Chaque Ché», frente a la comisaría de Aristóbulo del Valle, en el monumento en su honor que fue inaugurado en 1990. Del acto participará toda la plana mayor de la Policía, el jefe general Rubén Oscar Gabriel, el subjefe de policía Ramón Héctor Sosa, y aún no confirmó su presencia el gobernador electo Maurice Closs. El comisario general Carlos Alberto Rivero, escritor de varios libros sobre la historia policial en la provincia, comentó que el Chaque Ché había nacido en Corrientes y tenía una mezcla de sangre europea y de indio guaraní, que lo hacía fácilmente identificable.

El sargento «Chaque Che» forma parte de los 151 años de la historia de la policía de Misiones. Según Rivero, sirvió de ejemplo para quienes integraron e integran la institución.

El comisario general Carlos Alberto Rivero relató en LT17 que «el 26 de noviembre se recuerda un aniversario más del fallecimiento de este hombre, que ocurrió en el año 1952. Fue un policía de aquella época, del territorio nacional, llegó a la tierra colorada allá por 1910. En 1905 ya era policía, prestaba servicios en la tierra del Chaco, allí ya era muy conocido y su vida policial trascendió mucho por su carácter, por su firmeza, y fundamentalmente por su defensa del derecho de las personas y de las tierras de los trabajadores. En 1910 llega a la tierra colorada bajo el mando del comandante Alfredo Cordero, pasa a formar parte de la policía de estas tierras, y se ubica en la zona fronteriza norte de la provincia».

Señaló que el trabajo del sargento Eduardo Ramírez, alias «Chaque Che» contra los contrabandistas, delincuentes comunes de esa época que se ensañaban con la gente que trabajaba la tierra, «lo hizo trascender junto a sus camaradas. Pero una actitud personal lo hizo trascender aún más. Se utilizaban sables tipo caballería y montaban equinos de gran porte, y ante los procedimientos o voces de alerta, se oía un fuerte grito de ‘chaque che’, una voz de mando que le sirvió para ganarse un respeto y le valió también de cuna de ejemplo para muchos policías».

El policía historiador comentó que Ramírez trabajó en el territorio misionero para la policía hasta el año 1945. «En 1924 pasó a prestar servicios a Bernardo de Irigoyen y su último destino fue la zona de Salto Encantado en Aristóbulo del Valle. Su ejemplo quedó marcado a fuego en al región, y por su actitud se ha transformado en un verdadero líder de servicio policial para todos los que integramos la institución», subrayó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE