comScore

Apoyado en las ventas, buscan ampliar la cuenca algodonera

En la actualidad la siembre del cultivo alcanza las 70 hectáreas. La idea es llegar a las 120 en la próxima campaña y a las 400 hectáreas en los próximos años. Toda la producción se vende a Chaco. Tras casi una década de estar paralizada, la producción de algodón revivió a pleno este año a tal punto que los niveles de rendimientos superaron las 85 toneladas. El buen precio alcanzado en el mercado regional y la comercialización total de lo producido impulsaron la ampliación de la cuenca productora en Misiones.

En esta campaña la cosecha incluyó a 68 pequeños productores de las localidades de Mojón Grande, Dos Arroyos, Gobernador López, Arroyo del Medio y Leandro N. Alem, que cultivaron un promedio de una hectárea. En la próxima campaña la idea es llegar a una superficie global de 120 hectáreas. Si todo marcha bien, para las campañas futuras es muy probable que la extensión de las plantaciones alcance las 400 hectáreas

El producto fue adquirido por la empresa Campo Largo de Chaco, por medio de un fideicomiso, para ser utilizado en la industria textil.

La activa participación de Misiones en el escenario algodonero tiene que ver con la caída que experimentó el cultivo en la provincia del Chaco, en los últimos años en materia de rendimiento por la degradación de suelo y por el avance del frente sojero.

Para tener idea acerca de los números globales hay que considerar que el mercado interno consume entre 115 y 120 mil toneladas de fibra. Pero la producción total del país no llega a las 75 mil toneladas. Tal es así que hoy en día existe un faltante de unas 40 mil toneladas. Esa diferencia, que está faltando para las industrias hilanderas nacionales, está siendo cubierta por la fibra que ingresa desde el Brasil. Y ese es el margen de crecimiento que hoy tiene la industria algodonera de la región.

Precios

Si bien al comienzo de la campaña 2006-2007 se manejó que el productor recibiría cerca de 1,20 por kilo, al final la cifra se redondeó en 90 centavos, con los descuentos por fletes incluidos.

El valor no deja de ser interesante teniendo en cuenta que se trata de pequeños agricultores de escasos recursos, que no ingresaron a la producción tabacalera por cuestiones religiosas, en su mayoría. El rendimiento promedio de una hectárea de algodón es de 1.800 kilos, donde el trabajo es familiar.

De acuerdo a los técnicos, hasta el momento de su erradicación, en 1996, el algodón misionero tenía una buena calidad, incluso superior al de otras provincias tradicionalmente productoras. El precio percibido en la campaña de 1995 por el algodón misionero fue de 54 centavos el kilogramo, que en ese instante coincidía con el valor del dólar, cuando en la mayoría de las provincias algodoneras, por calidad inferior, se percibía menos de 35 centavos por kilogramo.

Este cultivo aparece como una de las alternativas de diversificación, ya que no requiere demasiados cuidados y soporta bastante bien los períodos de sequía.

Épocas de gloria

De acuerdo con los registros históricos, el algodón fue uno de los cultivos preferidos por los colonos hace más de 30 años. En 1972, por ejemplo, el área sembrada alcanzaba 2.580 hectáreas, aunque el rendimiento era bajo ya que apenas llegaba a los 752 kilos por hectárea. En 1970 se registró la mayor producción con 3.020 toneladas.

En la actualidad Chaco es la provincia con mayor producción de este cultivo, aunque en los campos trabajan productores de dispares condiciones en cuanto a superficie y tecnología incorporada. Coexisten productores con muchas hectáreas, siembra directa y cosecha mecanizada con aquellos que realizan el laboreo manual y pequeña superficie llegando a unos 22 mil con menos de diez hectáreas.

-