Piquete de choferes en la Terminal contra las medidas de la Municipalidad

Desde las 7:30 con quema de gomas y mucho humo trabajadores de Crucero del Norte bloquean el ingreso y egreso de colectivos a la Terminal de Ómnibus de Posadas. La protesta es contra el control de alcoholemia realizada el domingo y en el cual un ómnibus de la empresa aún se encuentra clausurado en el lugar. Uno de los manifestantes dijo que «lo que hicieron es perjudicial para nosotros» y que protestarán hasta que «vengan las autoridades a solucionar el problema».

Los trabajadores ubicados sobre la avenida Santa Catalina no dejan ingresar ni egresar colectivos en la Terminal . No obstante los micros al interior salen con toda normalidad pero desde fuera del predio de la Terminal. Solo impiden que entren y salgan los colectivos de larga distancia. En estos momentos hay mucho movimiento de personas que pretenden viajar a través de las distintas líneas de media, larga distancia y servicios internacionales. «A nosotros nos perjudica mucho porque no podemos entrar y los pasajeros no saben donde ubicarse», dijo un chofer de una línea que se dirige hacia Paraguay.

Por su parte, los conductores expresaron su solidaridad con el chofer Anastasio Romero, a quien «le hicieron soplar la bolsita delante de todos los pasajeros en lugar de llevarlo a otro lugar». Romero negó haber bebido y dijo que «me atacaron y me presionaron para firmar un acta que no leí y entregar mi licencia, me perjudicaron laboral y moralmente».

Por su parte, el delegado de los trabajadores manifestantes, Gerardo Nitzen aseguró que el domingo Romero » tomó en la casa y vino a las 19 a realizar el servicio, es mentira cuando dice que la contraprueba realizada por la policía dos horas más tarde y que dio negativo no sirve, porque los efectos del alcohol perduran ocho o más horas».

De su lado, Vicente Cabrera, contador de la empresa Crucero del Norte que se encuentra en la Terminal sostuvo que no están en contra de los controles de alcoholemia, pero sí cuestionan el secuestro del colectivo porque «no es de su competencia, es como si se hicieran controles de alcoholemia a los médicos y se clausurara el hospital», comparó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE