Esta semana inician refinado de aceite de tártago en Pipó

El objetivo es darle valor agregado al producto y así poder pagar mejor al productor. La fábrica es un emblema de Santo Pipo y se reactivo tras cinco años de inactividad. El producto se colocará en el mercado internacional el próximo mes

En el transcurso de esta semana la Aceitera Santo Pipo iniciará los trabajos de refinado del aceite de tártago producido allí. De acuerdo a la información dada por Roberto Dombroswski “esta semana vamos a hacer las pruebas de refinado, estamos en la fase dos en la que vamos a hacer el control de acidez, lavado, desgomado y filtrado” del óleo. En este momento cuentan con 40 mil kilogramos de aceite de la cosecha 2006 de tártago de la zona norte de la provincia. El empresario asegura que el objetivo es darle valor agregado al producto obtenido, y de esa forma obtener mejores precios en el mercado. El proyecto incluye la venta en el mercado internacional, el próximo mes.

En este momento se esta acopiando los granos del tártago producidos por los agricultores, por lo que en la fábrica están ajustando todos los detalles del proceso de producción.

El proceso de refinado se realizará con maquinaria construida en la propia fábrica de la aceitera, aseguró Dombrowski, donde se obtiene un producto que cumple con todas las normas de calidad de los mercados más exigentes.

Para la reactivación de la fábrica el Estado misionero otorgó un préstamo de un millón y medio de pesos, desembolsados en varias etapas. Con ese dinero se recuperó parte de la maquinaria, que tras cinco años de estar paralizadas necesitaban mantenimiento, además de la construcción de la maquina para el refinado. El proyecto prevé realizar los primeros envíos a Francia, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos del aceite refinado hacia el mes de febrero. “Ya va a salir en unos envases especiales” explica el empresario.

En la fábrica pudieron obtener un 48 por ciento de óleo de las semillas de tártago, que asegura es un buen promedio. En la fábrica se podrá obtener 30 mil litros por día del aceite. En estos momentos la empresa cuenta con 21 empleados directos

El complejo industrial fue construido para procesar aceite de tung, pero con algunas modificaciones ya realizadas es apta para obtener el óleo de tártago, soja, jatropha y algodón.

El fruto

En Misiones el tártago (Ricinus communis) crece como maleza, pero resulta que de sus semillas se obtiene aceite de ricino, que ha sido usado medicinalmente desde tiempos muy remotos, pero actualmente la mayor parte del aceite que se produce tiene como destino el uso industrial. Se lo ha empleado en la fabricación de cuero artificial, pinturas, barnices, linóleos, lubricante de motores de altos regímenes de trabajo, etc. Sirve como biocombustible también.

El mentor del cultivo con fines industriales en Misiones es el Alberto Locher que introdujo una variedad de que es indehiscente, es decir que las semillas “explotan” cuando están maduras, facilitando así la recolección de los frutos.

El cultivo significa una alternativa más de diversificación para unos 1500 productores, en su mayoría de la zona noreste de Misiones. Tiene un escaso mantenimiento y prácticamente no es susceptible de plagas o enfermedades. La planta tiene un rendimiento de hasta 3500 kilos por hectárea, plantando a una distancia de 2 por 3 metros. Es una planta bianual y a los tres meses de ser plantado flores y a los seis meses se obtienen los primeros frutos. Se cosecha cada 15 días y una hectárea puede ser manejada por dos personas trabajando medio día. En estos momentos se va a pagar 800 pesos por tonelada y se estima que cada productor podrá recibir cerca de 2300 pesos de bolsillo por hectárea.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE