Vuelven a suspender la licitación de las lanchas de Cataratas

El proceso quedó detenido por una medida judical que dio lugar a un recurso de amparo presentado por una agrupación de guías que pretende la continuidad del actual concesionario. La medida favorece a la empresa Iguazú Jungle Explorer que explota el servicio hace más de 20 años La Administración de Parques Nacionales (APN) informó que la licitación de los servicios de aventuras naúticas en el Área de Cataratas quedó suspendida a causa de una medida judicial interpuesta por la Asociación de Guías de Turismo de Iguazú (Aguiaty), cuyos representantes aseguran que los pliegos determinan condiciones que afectarían sus fuentes laborales y pretenden la continuidad de la actual concesionaria, la firma Iguazú Jungle Explorer, de Eduardo Arrabal. El proceso licitatorio ya lleva más de 17 meses de retraso, tiempo en que la prestataria viene operando el servicio gracias a extensiones de contrato otorgadas en forma directa por la APN. La propia empresa fue la primera en cuestionar públicamente el proceso que podría apartarla del negocio que opera desde hace más de 20 años.
Según explicaron desde el organismo nacional que regula los parques nacionales, no hay presiciones respecto al tiempo que demoraría retomar la licitación ya que el recurso de amparo presentado “sacó al tema de la esfera de Parques” y ahora resta esperar las resoluciones de la Justicia. La semana próxima llegaría a Iguazú Patricia Gandini, vocal del directorio de la APN, para “dialogar” con los guías y fotógrafos en búsqueda de un acuerdo que permita la continuidad del demorado proceso.
Por su parte, desde los grupos que frenaron la licitación, amenazaron con cortar el ingreso de los turistas al Parque Cataratas si sus reclamos no son atendidos, argumentaron que los pliegos perjudican en forma directa su fuente de trabajo, aunque no precisaron de qué modo. Tanto fotógrafos como guías manifestaron su apoyo a la actual concesionaria, temen que un eventual apartamiento de la empresa de Arrabal, con quien mantienen un contacto fluido, les complique el acceso a los turistas en lugares clave del Parque.

Interés empresario
Los primeros reclamos para suspender la licitación surgieron desde la propia concesionaria de los botes, que sin dejar de reconocer que una eventual suspensión del proceso licitatorio los benificiaría en forma directa, pidieron su prórroga. Desde la firma argumentaron que “se produjeron serias anomalías administrativas”, aseguraron además que los pliegos contienen “severas irregularidades que generarán un alto impacto ambiental negativo” y calificaron como “dudosos manejos” a los actos de la APN.
Pero el punto que generaría mayor resistencia por parte de la actual concesionaria sería el económico. Es que Jungle Explorer pretende continuar operando el servicio, pero el canon anual mínimo de 600 mil pesos estipulado en los pliegos supera ampliamente al que se estaría abonando actualmente; lo que determinaría que aún adjudicándose la licitación, la empresa reduciría los importantes márgenes de ganancia que viene obteniendo del jugoso negocio náutico, ganancias que en los últimos años permitieron a la firma de Arrabal encarar un proceso de expansión que la llevó a tener una fuerte presencia en el rubro hotelero y de la construcción en Iguazú.
Vale recordar que la compañía en cuestión tuvo un fuerte despegue en los últimos dos años, plazo en el que contruyó un importante complejo de cabañas, incursionó en emprendimientos gastronómicos y se adjudicó la remodelación de la terminal de ómnibus de Iguazú, obra duramente cuestionada por haber sido contratada en forma directa, sin mediar una licitación pública.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE