Piñero pidió la destitución de Reyes por “la estafa del siglo”

RELACIONADAS

Ayer se escucharon los alegatos y la acusación profundizó los argumentos que revelarían mal desempeño del juez de Apóstoles. Su defensa insistió en la supuesta parcialidad del jury e intentó recusar a Piñero. El veredicto se conocerá el 8 de enero a las 9

Últimos pasos. Reyes sólo espera la sentencia, pero sabe que será difícil conservar el cargo de juez en Apóstoles.

Últimos pasos. Reyes sólo espera la sentencia, pero sabe que será difícil conservar el cargo de juez en Apóstoles.

Sin poder rebatir los puntos centrales de la acusación en su contra, el juez José Antonio Reyes insistió hasta último momento en desacreditar al Jurado de Enjuiciamiento y en poner en duda su imparcialidad. Su último intento, sobre el cierre del debate, apuntó a pedir la recusación del Procurador General de la Provincia, Miguel Ángel Piñero porque su hijo es empleado del Banco Macro, la entidad que lo denunció por haber beneficiado al grupo Touché con un amparo que le permitió extraer de sus cuentas más de tres millones de pesos. Pero su embestida fue más para los medios que válida: el único funcionario que no puede ser recusado en este tipo de procesos es el procurador.
Así se cerró la segunda y última jornada de debate y se pasó a un cuarto intermedio hasta el 8 de enero para escuchar el veredicto, que, todo indica será el de la destitución.
Piñero se extendió en sus alegatos para demostrar que Reyes fue partícipe necesario en lo que denominó la “estafa del siglo” en Misiones y que como mínimo, no evaluó con idoneidad los elementos jurídicos aportados por Touché y Moreno Ocampo para conseguir el amparo que le permitió extraer más de un millón de dólares en una maniobra considerada fraudulenta.
Piñero consideró que el Jurado debe destituir a Reyes por el bien de la seguridad jurídica y evitar así la “tiranía de los jueces” y advirtió que “pase lo que pase, lo que es seguro es que el dinero no se recuperará” en virtud de la insolvencia demostrada de Touché, de sus directivos y representantes legales y de la escasa caución de apenas 300 mil pesos en bienes de uso que aceptó Reyes al otorgar el amparo. Ergo, el Gobierno podría tener que responder por el mal desempeño de sus funcionarios y terminaría pagando al Banco los fondos extraídos por el grupo que se dedicaba al cobro de impuestos vencidos. Touché tiene las cuentas en rojo en el Macro, en el Nación y en el HSBC.

Defensa débil
La defensa, en cambio, sin demasiados elementos para contrarrestar la acusación, se limitó a sostener la estrategia de descalificar a los integrantes del jurado por supuesta imparcialidad.
Para el final “tiraré una bomba”, había anunciado Reyes a los periodistas en uno de los cuartos intermedios.
Después de sostener que un sólo “supuesto” hecho irregular que afecta a un particular no era suficiente para destituirlo, lanzó la bomba que no fue más que otro pedido de recusación. Reyes acusó de parcialidad al acusador por ser el padre de Miguel Piñero, un empleado del Macro.
Pero el jurado rechazó el pedido porque Piñero es el único funcionario que no puede ser recusado en el Jurado de Enjuiciamiento. Además, el hijo es un empleado sin poder de decisión en la entidad financiera.
Reyes ya había apuntado el miércoles a la supuesta parcialidad de dos ministros del STJ por tener deudas en la entidad crediticia. Reyes también sostuvo que estaba siendo enjuiciado no por su mal desempeño, sino por la lentitud del banco en defender sus intereses.
Su defensor, Miguel Faría, entró en contradicciones al sostener la validez de la competencia de Reyes para resolver a favor de Touché porque no se trataba de una demanda contencioso administrativa -sobre el contrato- sino que el Macro era “un tercero” al que apuntó Touché.
Ese fue justamente uno de los principales argumentos de la defensa: el Macro no era parte del vínculo entre Rentas y el grupo que comanda el ex fiscal de Estado de Ramón Puerta, el abogado correntino Álvaro Caamaño, que tiene entre sus socios al ex fiscal del Juicio a las Juntas, Luis Moreno Ocampo.

El resguardo del dinero
Otro elemento en contra de Reyes fue que no haya ordenado resguardar el dinero extraído en una cuenta judicial. En su alegato, el magistrado reiteró que no lo hizo porque estaba probado que el dinero era de Touché y no podía resguardar el dinero en el mismo banco que le adeudaba el dinero.
“Había riesgo de demoras que justificaban el amparo. Touché tenía que pagar sueldos y servicios”, se defendió.
Piñero contraatacó el argumento del juez: “Pretender comparar esta situación con el corralito financiero es descabellado. Eran dueños de sus depósitos con certificados de los bancos. Esto fue una entrega fraudulenta. Y se afectará la seguridad jurídica en la provincia si no se destituye al juez, porque con un amparo, podrá cualquiera extraer dinero de un banco y nunca más recuperar el dinero”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE