Nuevas revelaciones acorralan a Reyes por el escándalo Touché

La acusación dejó claro que Touché & Moreno Ocampo es prácticamente insolvente y que sabía que no podía litigar si no era en el Superior Tribunal de Justicia. El juez acusado cuestiona la imparcialidad del jurado. Hoy a las 10 se escucharán los alegatos y después el jurado daría el veredicto

Pesimismo. Reyes admitió anoche que su carrera judicial se terminaba, pero asegura que recurrirá a cortes internacionales.

Pesimismo. Reyes admitió anoche que su carrera judicial se terminaba, pero asegura que recurrirá a cortes internacionales.

Acorralado. El juez José Antonio Reyes intentó por todos los medios frenar el juicio que se le inició ayer por la resolución de un amparo a favor del grupo Touché & Moreno Ocampo con el que consiguió extraer más de tres millones de pesos en una maniobra considerada irregular por el Banco Macro, la entidad financiera que lo denunció ante el Jurado de Enjuiciamiento. Pero por mayoría, el jury rechazó las recusaciones y por unanimidad, los planteos de nulidad que hicieron el magistrado apostoleño y su defensor oficial, Miguel Faría. Después de escuchar a la acusación y a la defensa, hoy se escucharán los alegatos e inmediatamente después se conocería el destino de Reyes, que no sería otro más que la destitución.

La acusación reveló detalles del caso que hasta ahora no se conocían, como las cuentas bancarias en rojo que tiene Touché, o el capital con el que se conformó la sociedad en el año 2001, de apenas 50 mil pesos con una base inicial de 12.500 pesos. Uno de sus directivos vive en una casa inembargable y como garantía, la UTE colocó a bienes inmuebles por apenas 300 mil pesos. Prácticamente, la empresa es insolvente, pero el juez priorizó su reclamo y ordenó pagarle más de un millón de dólares, cuando en realidad, no había peligro inminente de no poder cobrar -si fueran reales las deudas- ante la solvencia del Banco Macro y de la Provincia.

La defensa buscó en todo momento frenar el avance del juicio y a la noche -la primera jornada duró hasta las 23- pidió que el Jurado pida informes al Banco Macro para dilucidar si dos ministros del Superior Tribunal de Justicia tenían deudas con la entidad financiera, lo que “pone en duda su imparcialidad”. Ese recurso también fue rechazado por unanimidad por el jurado. Solo el diputado justicialista Ricardo Biazzi consideró que si había dudas, correspondía el apartamiento de los ministros para no abrir el camino a la nulidad.

El procurador general de la Provincia, Miguel Ángel Piñero reveló algunos detalles del escándalo que mezcla negocios y política: Touché & Moreno Ocampo conocía claramente que para dirimir cualquier diferencia contractual debía recurrir al Superior Tribunal de Justicia como fuero exclusivo y excluyente y no en un juzgado menor, como sucedió el 21 de septiembre, en un reclamo por supuestas comisiones mal liquidadas por la Dirección General de Rentas. Con el amparo concedido por Reyes, pudo extraer más de tres millones de pesos de una cuenta del Macro en el Banco Central, cuando la entidad financiera no era parte de las relaciones del Estado con el grupo que lidera el ex fiscal de Estado de Ramón Puerta, el abogado correntino Álvaro Caamaño.

Reyes se mantuvo impasible durante el inicio del proceso y se negó a declarar ante el jurado y someterse a las preguntas del procurador. Sin embargo, cuando los periodistas lo consultaron, volvió con la teoría de la conspiración política en su contra y brindó una particular explicación sobre el no resguardo en una cuenta judicial del dinero. “Quedaba claro que el dinero era de Touché y no podía dejar a la gallina en manos del zorro”, indicó, en referencia a que el dinero extraído del Macro no podría ser depositado en el mismo banco en una cuenta judicial.

Pero durante la primera jornada del juicio que se inició ayer en el Palacio de Justicia, no quedó claro que el dinero fuera de Touché y sus socios. Por el contrario, hubo cartas documento del Macro rechazando los reclamos del grupo que se dedicaba a cobrar impuestos vencidos en la provincia.

Paralelamente, dos empleados de la firma -Gustavo Nazer y Alejandra Cáceres- reconocieron que las supuestas malas liquidaciones se debían en realidad a diferencias en la forma de cargar los datos de Siemens Itron, que respondía a Rentas. Para la acusación, Touché conocía esa situación, pero si se admitía, no podía dirigirse el amparo contra el Macro.

El banco también notificó a Rentas y a Touché que no estaba obligado a liquidar comisiones ni aceptar pedidos de fondos del grupo del que también es socio el ex fiscal del Juicio a las Juntas, Luis Moreno Ocampo, salvo que existiera acuerdo del organismo recaudador. Pese a todos los antecedentes que ameritaban como mínimo la duda, Reyes ordenó al Banco Central pagarle más de tres millones, dando por sentado que Touché tenía razón y culpó al Macro por no apelar su decisión en tiempo y forma.

El defensor Faría puso en dudas en todo momento la imparcialidad del jurado y dijo que el presidente del STJ, Jorge Rojas, debía más de 40 mil pesos a la entidad bancaria, al igual que la esposa de Humberto Schiavonni, otros doce mil. Pero la jurisprudencia indica que las deudas deben ser exigibles para ser causa de apartamiento o recusación. Reyes buscó emparentar su amparo con los otorgados en la época del “corralito financiero” que permitieron a numerosos ahorristas recuperar su dinero encapsulado por Domingo Cavallo en plena crisis económica. El procurador, en cambio, insistió en que la situación es diferente, ya que aquellos eran dueños certificados del dinero, mientras que en este caso, hay una disputa y un reclamo por supuestas deudas.

“La seguridad jurídica”
Reyes, en declaraciones a la prensa, sostuvo que su medida cautelar “puede compararse con el corralito” y que “no había dudas de que el dinero era de Touché”. “Son patrañas del Banco Macro, que no puede desconocer el contrato que había”. Asimismo, el magistrado aseguró que la entidad financiera fue notificada del amparo y cuando se le preguntó porqué no se había depositado el dinero en una cuenta judicial, opinó que “sería como dejarle la gallina al zorro” porque el dinero estaba siendo retenido por el banco y “acá no hay cuentas judiciales”. “El Jurado no respeta las normativas, por eso va a ser todo nulo el proceso”, acusó. “Tengo catorce años como juez y nunca fui cuestionado”, insistió. Sin embargo, tiene otros tres pedidos de juicio político.

Piñero respondió con ironía: “El juez defendió la seguridad jurídica de una sola de las partes”.

Números
3.026.465.5 fue el dinero extraído del Banco Macro por Touché & Moreno Ocampo y Otros, el grupo que comanda el ex fiscal de Estado de Ramón Puerta, el abogado correntino Álvaro Caamaño y que tiene entre sus socios al ex fiscal del Juicio a las Juntas, y su defensor, Luis Moreno Ocampo.

450 mil pesos fueron los honorarios que cobraron los abogados Raúl Dalmau y Raúl Forte por conseguir el amparo de Reyes. Ambos están vinculados políticamente con el senador Luis Viana.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE