El veredicto

Todo indica que Reyes será finalmente destituido, aunque quedaban dudas sobre cómo votarían el diputado justicialista Ricardo Biazzi y los abogados.
El legislador, amplio conocedor de las leyes, acompañó varias decisiones del Jurado, pero también se diferenció en otras.
Se esperaba que el resultado del juicio se conociera ayer mismo, ya que no había demasiados elementos más para evaluar tras la presentación de la defensa y la acusación y los alegatos.
Pero finalmente, el Jurado decidió tomarse un cuarto intermedio hasta el 8 de enero a las 9.
Allí se leerá lo que resuelvan, pero fuentes vinculadas al Jury daban por sentado que el magistrado no podría esquivar la destitución.
No sólo por los hechos denunciados, sino porque la defensa fue muy frágil como para contrarrestar los argumentos esgrimidos por el Procurador, encargado de llevar adelante la acusación.

La defensa estuvo asesorada por diversos operadores políticos. Sonaban celulares y en cada cuarto intermedio se acercaban a dialogar con el defensor y con el juez.
Pero lo que más llamó la atención a la acusación fue que en su último intento haya buscado recusar al procurador por ser el padre de Miguel Piñero, un empleado del Banco Macro.
Aunque el recurso era previsible, el juez José Antonio Reyes utilizó el diminutivo de «Miguelito», que sólo es usado en la intimidad de la familia.
Para los operadores del magistrado, la acusación y eventual destitución es «un ataque» a la independencia judicial de la provincia y presionaron en los medios para que los jueces «muestren una independencia» acorde al resultado electoral del 29 de octubre pasado, cuando el Gobierno fue derrotado por la oposición.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE