En un año incrementaron 15,3% los accidentes de trabajo

El mayor Índice de Incidencia de riesgo sigue siendo la Construcción; seguida por la Industrias manufactureras; y la Agricultura, caza, silvicultura y pesca. “La gran falla del sistema continúa siendo la prevención de accidentes, y el camino es la educación, la capacitación y la concientización para el mejoramiento continuo de las condiciones y medio ambiente de trabajo”, advirtió el superintendente de Riesgos del Trabajo de la Nación, Héctor Verón. La Superintendencia de Riesgos del Trabajo informó que en el año 2005 fueron notificados al Sistema de Riesgos del Trabajo un total de 570.824 accidentes de trabajo (AT) y enfermedades profesionales (EP), sobre una cobertura promedio de 6.000.749 trabajadores, mostrando en relación al año 2004 un incremento superior de la accidentabilidad (15,3 por ciento) respecto de la cobertura (12,1 por ciento). Perdieron la vida a causa de accidentes fatales 857 trabajadores, 6,6 por ciento más que en el 2004, de los cuales 530 fueron en ocasión del trabajo y 326 casos “in itinere” (en el trayecto a la casa y al trabajo).
El 83,6 por ciento de los casos notificados correspondieron a accidentes en el ámbito del trabajo; 10,8 por ciento fueron accidentes en trayecto (in itinere); 4 por ciento reingresos (casos dados de alta y que reingresan al sistema) y 1,7 por ciento la proporción de enfermedades profesionales.
Como consecuencia de los accidentes y enfermedades profesionales, 30.914 trabajadores quedaron con alguna incapacidad laboral permanente (ILP). Algo más del 60 por ciento de estas personas perdieron hasta el 10 por ciento de su capacidad laborativa, mientras que alrededor del 1 por ciento de los trabajadores resultaron con incapacidades superiores al 50 por ciento.
Los accidentes laborales y enfermedades profesionales directamente vinculados al ámbito de trabajo (excluidos los de trayecto, los reingresos y las muertes) registrados en el año 2005, provocaron la pérdida estimada de 12.022.892 de jornadas de trabajo, alcanzando a 22,4 días la duración media de días con baja laboral.

Índice de incidencia
El índice de incidencia global de casos notificados al sistema de riesgos del trabajo fue de 81,5 por cada 1.000 trabajadores cubiertos promedio, excluyendo los ocurridos en el trayecto y los reingresos, es decir los ocurridos en los lugares de trabajo, fue 69,0 por cada mil. Por encima de esas medias se ubican los siguientes sectores de actividad económica: Construcción (191,3por cada mil y 175,9 por cada mil respectivamente), Industrias manufactureras (128,3 por cada mil y 112,8 por cada mil), Agricultura, caza, silvicultura y pesca (114 por cada mil y 106,3 por cada mil,) y Transportes, almacenamiento y comunicaciones (87,7 y 73,0 por mil).
De acuerdo a los índices de incidencia según el tamaño de las nóminas del empleador, se puede observar que la mayor accidentalidad se presenta en los empleadores que declaran entre 26 a 50 trabajadores, seguidos de los que tienen entre 51 y 500 trabajadores. Por su parte, los empleadores cuya dotación de personal se sitúan en los extremos de la distribución, de 1 a 5 y con más de 1.500 trabajadores, evidenciaron los índices más bajos de accidentalidad.
La proporción de casos notificados entre los hombres sigue siendo marcadamente superior que entre las mujeres, 81,3 por ciento de los trabajadores lesionados fueron hombres y 18,7 por ciento mujeres, mientras que esta proporción se revierte en el caso de los accidentes de trayecto, en que las mujeres tienen una ocurrencia que casi triplica a la de los hombres. Por otro lado, se observa que el intervalo de edad dentro del cual se producen más AT/EP entre los hombres y las mujeres fue de 25 a 29 años; y que la mayoría de los trabajadores con casos notificados perciben remuneraciones bajas, para ambos sexos.

Índice de mortalidad
Para el 2005 el índice de mortalidad global fue de 142,8 por cada millón de trabajadores cubiertos, el de mortalidad por accidentes in itinere y reingresos 54,3 sobre 1 millón, y finalmente el índice de mortalidad AT/EP fue de 88,3 sobre 1 millón. Asimismo, se destaca que la actividad con mayor riesgo a morir sigue siendo (igual que en 2004) la “Explotación de Minas y canteras”, que tiene un índice global de 378,5 fallecidos por millón de trabajadores cubiertos promedio y un índice de fallecidos AT/EP de 349,4 por igual denominador. A ésta le siguen “Agricultura, caza, silvicultura y pesca” (370,1 casos / 1 millón y 234,9 casos AT/EP / 1 millón) y la “Construcción” (357,7 fallecidos totales y 258,4, fallecidos AT/EP / 1 millón, respectivamente).
De las 9.641 enfermedades profesionales notificadas, el 44 por ciento corresponde a enfermedades del oído y de la apófisis mastoides, 28,4 por ciento a enfermedades del sistema respiratorio y un 10,3 por ciento a enfermedades del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo, siendo que las dos actividades cuyos trabajadores evidenciaron el riesgo más alto de presentar enfermedades profesionales fueron “Servicios comunales, sociales y personales” (que incluye a los docentes), y las “Industrias manufactureras”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE