Alto Paraná apunta a mejorar la genética de la cuenca forestal

La firma prepara 20 millones de plantas por año, 2,5 millones de las cuales las ditribuye entre los pequeños y medianos productores, lo que genera un aumento de 33 metros cúbicos de madera en pie. La empresa Alto Paraná SA, entre las múltiples actividades vinculadas con el sector forestoindustrial que desarrolla en Misiones, puso en marcha un programa de gestión tendiente a mejorar la genética de la cuenca forestal de la zona norte de la Provincia.
Con ese propósito, anualmente prepara 20 millones de plantas de pino de calidad superior, de los cuales 2,5 millones se distribuyen entre los pequeños y medianos productores de la provincia, para acrecentar la cuenca en el orden de los 32 ó 33 metros cúbicos por año.
En ese contexto, se incluye la venta a viveros de la zona de unos 450 kilos de semillas procesadas en espacios propios de Apsa, así las plantaciones en terrenos de terceros, en el marco de un programa compartido con pequeños y medianos productores para revalorizar estos espacios.
El plan mencionado, prevé el aprovechamiento de los inmuebles que disponen otros, pero que se encuentra inactivos por falta de capital u otras razones, lo cual puede llegar a genera al productor unas 150 hectáreas que podrá mantener, mientras que la empresa accederá al recupero de la inversión en otras 150 hectáreas.
Se trata de actividades coordinadas que redundarán en beneficio de la cadena, especialmente a los productores que, al momento del turno de corte de quince años, le permitirá tener en disponibilidad la citada superficie para ampliar su influencia en el ciclo productivo.
Los detalles del programa, fueron presentados el martes último por la Gerencia de Operaciones Forestales de Apsa al realizar un balance de la gestión desplegada en el año que finaliza, especialmente en lo que hace a la explotación del vivero ubicado en la localidad de Puerto Esperanza.
En la charla con un grupo de periodistas, estuvieron presentes el subgerente de patrimonio, Horacio Delgadino; subgerente de producción, Ricardo Austin; el jefe del área de abastecimiento, Sergio Medina, y la responsable de gestión ambiental, Patricia Stopp.

Con la comunidad
Durante la charla, los directivos recordaron que la empresa hace unos cinco años puso en marcha un proceso de apertura hacia la comunidad donde están asentadas sus industrias, con el propósito de consolidar un vínculo de mutuo aprovechamiento de las condiciones de la zona.
En ese sentido, por ejemplo, el trabajo se orienta especialmente hacia las comunidades de Puerto Libertad, Delicia y Puerto Piray. “En Libertad, que es la más importante, hemos iniciado un plan de incentivos a pequeños productores, estamos trabajando en un proyecto de confección ropa de trabajo”, dijo Delgadino.
El apoyo empresario a la proyectada empresa textil, que en la actualidad se encarga de la ropa de grafa, tipo “Ombú”, comentó el subgerente de patrimonio que “ellos entregaron toda la matricería y nosotros hemos comprado las máquinas de coser. Es un proyecto que está en manos de seis amas de casa para proveer de ropa de trabajo a todos los obreros, que son unas 1500 personas”.
Las primeras camisas y pantalones se terminaron de confeccionar la semana pasada, y “creemos que eso se va a extender a toda las unidades de negocio de Alto Paraná, o sea que van a poder proveer de ropa de trabajo no solo a la gerencia forestal sino a las industrias, aserraderos y MDF”, añadió.

Vivero
El directivo explicó además que Apsa, en conjunto con la comuna de Libertad, también instaló un vivero de especies nativas para el cual el municipio aportó las instalaciones y la empresa el conocimiento para su desarrollo, para producir cerca de 150 mil plantines de especies nativas. “Estamos tratando de crear un convenio con la Facultad de Ciencias Forestales para que provea las semillas certificadas de especies nativas y poder integrarlo, no sólo a nuestros planes de enriquecimiento que están en escuelas de Libertad, de Esperanza, de Wanda y Piray, sino también para proyectos que signifiquen entregar este material a colonos en el nuevo plan que tiene el gobierno de silvicultura y planes alternativos”, puntualizó Delgadito.

Producción
Por su parte, el subgerente de producción de Apsa, Ricardo Austin, señaló que “durante 2006 afianzamos una serie de proyectos que teníamos con las empresas de servicios forestales, en cuanto a mejoras de producción y asociados a un recambio de maquinarias y de equipos para hacer un trabajo más seguro, más confiable para el abastecimiento nuestro y obviamente de un costo más razonable”.
En ese sentido Austin remarcó que “la empresa apoya fuertemente a las empresas que trabajan para nosotros en todo lo que hace a la adquisición y renovación de máquinas”, como sucedió en 2006 y parte del 2005 cuando “hemos apoyado a las empresas de servicios en montos de inversión que superan los 4 millones de dólares, con préstamos directos o avales de préstamos bancarios para nuestros contratistas que les ha permitido renovar su parque de maquinaria”, dijo directivo.

Tareas sociales y ambientales
Desde octubre del 2002 la empresa está certificada por la norma ISO 14001, sistema de gestión ambiental; y en el 2005 recibieron la certificación de la norma OHSAS 18001, certificación de salud y seguridad ocupacional, y este año tuvieron por primera vez una auditoría integrada en la cual evaluaron los dos sistemas al mismo tiempo.
Con respecto a las tareas de concientización acerca del cuidado del medioambiente, Patricia Stopp dijo que “la idea es crear conciencia en los chicos, esto tiene un efecto multiplicador en las casas y en la generación que viene sobre lo que es el cuidado del ambiente”.
La empresa Apsa trabaja con las escuelas en el marco de un programa de padrinazgo de árboles que consiste en que cada chico plante un árbol, lo cuide y lo vea crecer, comprometiéndose de esa forma con el ambiente. Se puso en práctica en escuelas de Puerto Libertad, Puerto Piray, Puerto Esperanza y Colonia Delicia.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE