El Garrahan ya cuenta con un corazón artificial para niños en lista de espera de transplante cardíaco

El presidente Néstor Kirchner y la presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner concretaron la compra de un corazón artificial, que ayer fue entregado al Hospital Garrahan en Buenos Aires. La ceremonia de entrega se llevó a cabo en el despacho presidencial en Casa de Gobierno, y contó con la presencia del Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, la directora de asistencia directa por Situaciones Especiales del Ministerio de Desarrollo Social, Matilde Massa, el director por Situaciones Especiales, Gonzalo De Luca, el presidente del Consejo de Administración del Hospital Garrahan, dr. Alberto Goldberg y demás autoridades nacionales.

El presupuesto invertido para la compra del aparato artificial es de 3 millones de pesos, destinados a cubrir los costos para traer al país un Corazón Artificial desde Alemania, cabe destacar que con anterioridad a esta adquisición, se debía recurrir al alquiler del mismo a un costo de medio millón de pesos.

Dicho corazón artificial es una consola controlada por una computadora incorporada que genera impulsos neumáticos que se trasmiten mediante tubuladuras a unas bombas que reemplazan el trabajo de los ventrículos cardíacos. Estas bombas tienen en su interior una membrana que las dividen en mitades. En una de ellas, entra el impulso neumático y con un efecto expansor de la membrana, expulsa la sangre que está en la otra mitad de la bomba.

Como respuesta de ese impulso genera vacío y hace que la sangre retorne hacia la bomba produciendo un circuito de absorción e impulsión, haciendo circular la sangre tal como actúa el corazón. Estas bombas están alojadas fuera del cuerpo de los pacientes, son externas; pero están conectadas al corazón y a las arterias a través de cánulas especiales que se implantan en el corazón y las arterias.

Se puede utilizar en casos en los que se producen fallas cardíacas irreversibles, cuando el corazón deja de cumplir con su función esencial de recibir la sangre que llega de los pulmones con oxígeno y eyectarla hacia el resto del organismo y a la vez de recibir la sangre que ya “utilizada” y eyectarla luego hacia los pulmones. Es en las situaciones en las que el corazón deja de cumplir satisfactoriamente con sus funciones cuando se puede utilizar este equipo que lo reemplaza.

La utilización del Corazón Artificial permite que los niños que se encuentran en listas de espera para trasplante cardíaco y éste no se realiza, por falta del donante adecuado, puedan sobrevivir durante meses esperando el trasplante definitivo.

En el hospital, se encuentran once niños, que esperan el transplante cardíaco, una de ellas, Dominique, en lista de emergencia nacional. El más pequeño de los que aguardan la intervención tiene un año y el más grande veinte.


Hoy el Gobierno Nacional, a través del ministerio de Desarrollo Social de la Nación realizó la donación, constituyendo así al Garrahan, en el segundo hospital en todo el continente americano en poseer un equipamiento con estas características, permitiendo así que niños que están en lista de espera de transplante cardíaco, puedan estar conectados a un corazón artificial hasta que aparezca el donante adecuado y se realice la cirugía de transplante.




Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE