La bancarización no tiene costo para los productores

El mecanismo instrumentado para garantizar que los pequeños productores reciban el precio estipulado por la materia prima prohíbe que se descuenten impuestos provinciales de las cuentas de los colonos.

Desde su entrada en vigencia, hace casi cuatro meses, la Ley de Transparencia para la Producción Primaria conocida como Ley de Bancarización -medida que garantiza que los productores reciban los precios acordados- generó cuestionamientos de la más diversa índole, algunos motivados por la reticencia natural de algunos productores a ingresar al sistema bancario y otros -los más fuertes- impulsados desde sectores económicamente poderosos, quienes vieron afectados sus intereses por la obligación de transparentar todas sus operaciones comerciales y pagar los precios convenidos a sus proveedores, la mayoría pequeños productores.
Desde esos sectores, que durante los noventa se enriquecieron pagando valores irrisorios por la materia prima, se vienen esgrimiendo argumentos falaces en contra de la Ley en cuestión.
Aseguran que la norma en realidad no fue implementada para dar protección a los productores, sino para cobrarles impuestos. Ese planteamiento resulta carente de sentido ya que el artículo 22 de la ley especifica que “las acreditaciones efectuadas en las cuentas de caja de ahorro de productores primarios no podrán sufrir detracciones de impuestos provinciales de ninguna naturaleza”.
Desde esa vereda también se menciona con insistencia que la Bancarización genera costos extra a los productores, cuando en realidad es gratis para los de menos de 25 hectáreas y bonificada por el banco (es decir que también es gratis) para los demás. El punto aparece aclarado en el articulo número dos de la resolución General 037/06 de la Dirección General de Rentas que establece que “la entidad bancaria que actúe como agente financiero de la Provincia a solicitud de los interesados deberá proceder a la apertura y habilitación sin cargo inicial ni costo de mantenimiento de una cuenta de caja de ahorro a cada productor primario de yerba mate cuya explotación no supere las 25 hectáreas cultivadas”, mientras que la Resolución 045/06 expresa lo mismo para los tealeros.
Desde estos sectores interesados en frenar la medida para poder continuar arreglando los precios “mano a mano” con productores, también se argumenta que la apertura de las cuentas de ahorro implica un trámite “muy complicado para los productores”, cuando en realidad se trata de un proceso muy simple que no lleva más de unos minutos y en el que los colonos deben aportar solamente una fotocopia de su documento y una factura de cualquier servicio que acredite su domicilio.
Tampoco es cierto que haya un sólo banco habilitado para la operatoria establecida en la bancarización ya que la norma en ninguno de sus puntos obliga a los productores a abrir sus cuentas en un banco determinado. En ese sentido, el artículo 17 establece que “los proveedores de materia prima… …deberán habilitar en forma obligatoria una cuenta de caja de ahorro, la que deberá ser utilizada únicamente para la acreditación del precio pagado por los adquirientes del producto” y en ningún momento habla de un banco en particular.
Vale decir que la Provincia subsidia los costos financieros de las cajas de ahorro de los productores con menos de 25 hectáreas a través de la entidad financiera provincial -el banco Macro en este caso- que a su vez le cobra un peso a la Provincia por cada cuenta abierta. Sin embargo, si algún productor prefiere abrir su cuenta en cualquier otro banco, puede hacerlo sin problemas.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE